Iris Velázquez
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-Miembros de diversas organizaciones acudieron a la Secretaría de Educación Pública (SEP) para entregar un listado de firmas con las que solicitan mejorar los contenidos de los libros de texto gratuito y que se garantice que estarán libres de ideologías políticas.

Integrantes del colectivo Educación con Rumbo informaron que lograron recolectar 16 mil 397 firmas a través de la plataforma digital CitizenGo.

Francisco Landero, presidente de Suma por la Educación, señaló que es necesario que se transparenten los contenidos y que haya un compromiso de autoridades para aceptar el apoyo de la sociedad y sus mejoras.

Comentó que la autoridad judicial concedió dos amparos para evitar que se imponga desde el Gobierno federal ideologías que violen los principios constitucionales. Señaló que, al momento, el juez no ha encontrado éstas en los libros de Lengua Materna que son los que lograron terminar.

«Nuestros hijos no son propiedad del Gobierno, Suma por la Educación obtuvo un amparo ante el Juzgado Noveno de Distrito en Materia Administrativa para que la autoridad analice la constitucionalidad de los contenidos de los libros de texto gratuitos.

«Esto al fin de asegurar que la educación no contenga sesgo ideológico y atienda la realidad», señaló.

Sin embargo, dijo, estarán vigilantes de los libros rediseñados por esta Administración de la materia de Historia, pues, apuntó, el director de contenidos educativos, Marx Arriaga, y el Presidente Andrés Manuel López Obrador en declaraciones públicas señalaron que los libros serían adecuados conforme a su visión particular, incluyendo contenidos espirituales.

En tanto, Luis Arturo Solís, presidente de la Unión Nacional de Padres de Familia (UNPF), al leer el pronunciamiento de la organización solicitó que los libros de texto no sean vehículo para beneficios políticos.

«Estamos aquí representados padres de familia, maestros y comunidad educativa para exigirle al Gobierno federal que deje de manipular la conciencia de nuestros hijos y deje de violar nuestro derecho fundamental de educarlos de acuerdo a las convenciones de cada familia», expuso.