Organizaciones feministas se apostaron en el Congreso del Estado para pedir a los diputados que se abstuvieran de subir la iniciativa de reforma para proteger la vida desde la concepción, tras considerar que es un pago de favores electorales a la Diócesis y al Frente Nacional por la Familia.
Desde muy temprano, mujeres llegaron vestidas de verde al contingente y con pancartas gritaron consignas pidiendo el respeto a los derechos ganados de la mujer. Además de exigir que la Iglesia deje de intervenir en asuntos de Derecho.
Irene Márquez, integrante de la Comunidad Feminista de Aguascalientes, comentó que este movimiento es bastante importante para las mujeres porque es momento de que sean conscientes de que sobre la ley no va la Iglesia, por lo que pidieron al Estado que atienda la problemática de los abortos como un problema de salud pública y no un problema de conciencia ni de pecados. “Venimos a exigir que nuestro cuerpo sea respetado, junto con nuestros derechos y que la iglesia deje de meterse en lo que no le importa, y que el Estado sea eficaz en lo que necesitan todas las mujeres”.
Por su parte, Julián Elizalde, coordinador de Colectivo Ser Gay, descalificó las aseveraciones del coordinador del Frente Nacional por la Familia, Carlos García Villanueva, en el sentido de que dicha iniciativa no busca criminalizar a la mujer que aborte. “Lo hemos dicho, lo hemos analizado y sí, por supuesto que criminaliza los derechos; además, esta iniciativa no tiene sustento científico, tiene referencias de hace casi un siglo. Con los conceptos que maneja, definitivamente una mujer que quiera acceder a una interrupción por el libre derecho a su decisión, sí podría ser criminalizada”.
Por el contrario, dijo que tienen las evidencias de todo lo que viven las mujeres, para llegar a la interrupción del embarazo, así como los obstáculos que tienen para alcanzar la plenitud en su desarrollo, al igual que los adolescentes, para acceder a los métodos anticonceptivos, a la información y a la educación sexual, “de eso sí tenemos mucha evidencia, así como de los niños que están en la calle, que andan en los cruceros y que no hay ninguna ley que los cobije”, finalizó.