Las familias de personas desaparecidas relacionadas con el antro Maverick, hecho que sucedió hace 14 años, clausuraron ayer de manera simbólica a la Fiscalía General del Estado de Aguascalientes en protesta por no presentar resultados de las investigaciones sobre el paradero de sus parientes, quedando evidente la no existencia de una justicia pronta y expedita.
En la barda perimetral de la Fiscalía Estatal, los manifestantes hicieron un memorial solicitando la localización de sus familiares desaparecidos desde hace 14 años y a lo largo de este tiempo queda de manifiesto que poco se ha realizado para responder las preguntas de los padres y madres sobre sus hijos perdidos.
DESFILE DE FISCALES. Javier Espinosa Granados, padre del joven desaparecido Francisco Javier Espinosa Almanza, quien participa de modo activo en el Observatorio de Violencia Social y de Género en Aguascalientes y en el Colectivo Buscando Personas Verdad y Justicia, aseveró que siete fiscales han pasado sin que se resuelva el caso. Exigió también que el actual titular de la dependencia no deje en estado de indefensión a las víctimas y a sus familiares.
Según organizaciones civiles, desde el año 2007 al 2017 se tienen contabilizadas 203 personas desaparecidas de Aguascalientes y ninguna de ellas han sido localizadas. Cuestionaron que los avances y certificaciones logrados por la Fiscalía General del Estado, no se traducen todavía en resultados que respondan las preguntas de los familiares de las víctimas.

Las organizaciones civiles aseguran que las cifras de desaparecidos que ellos conocen son diferentes a las que manejan distintas autoridades involucradas en el tema por la falta de la actualización de datos. Familiares de desaparecidos demandan resultados en las investigaciones.