Alejandro Albarran García
Agencia Reforma

Cd. de México, México.- Más de 70 organizaciones de la sociedad civil y alianzas a favor de los derechos de los migrantes tanto de México como de Estados Unidos exigieron al Presidente Andrés Manuel López Obrador y a su Gobierno no permitir que se reinstale el programa de asilo conocido como “Quédate en México”.

La política de la Administración del ex Presidente estadounidense Donald Trump, oficialmente nombrada Protocolo de Protección a Migrantes (MPP, en inglés), obligó a más de 72 mil solicitantes de asilo en Estados Unidos a esperar por meses en campamentos abarrotados de México mientras las cortes procesaban sus casos.

Recientemente, un juez federal ordenó al Gobierno de Joe Biden retomar el programa que eliminó al llegar a la Casa Blanca, y a la fecha la Corte Suprema de Estados Unidos está revisando una petición de suspender la orden dictada por el magistrado.

“Lo que estamos pidiendo es que el Presidente Andrés Manuel López Obrador exprese de forma muy clara que México no tiene interés en colaborar en este tipo de programa”, dijo a REFORMA Daniel Berlin, portavoz de Asylum Access México, uno de los grupos que firmaron la carta enviada al Mandatario, al Canciller Marcelo Ebrard y a la Secretaria de Gobernación Olga Sánchez Cordero.

“La posición del Presidente es que este es un programa de Estados Unidos y no tiene nada que ver con México, pero realmente no lo es porque requiere su colaboración. Hay un caso ahorita en la Corte Suprema de México y mostrando por qué es ilegal, pero tampoco hay una respuesta de la Corte. Básicamente el Gobierno no quiere asumir la responsabilidad por esta colaboración”.

La misiva, firmada también por Amnistía Internacional, Oxfam México, la Oficina de Washington para América Latina, el Programa de Asuntos Migratorios Universidad Iberoamericana y el Instituto para las Mujeres en la Migración, entre otros, detalla que el juez que ordenó reinstalar el MPP reconoció que para hacerlo sería necesaria la participación del Gobierno mexicano, por lo que incluso si la Corte Suprema de EU respalda la decisión, México puede impedir que se restablezca la política.

“Como una nación soberana, México tiene el derecho a rechazar el restablecimiento de MPP o cualquier repetición futura de esta política que tiene como objetivo externalizar la frontera de Estados Unidos hacia el territorio mexicano”, señala el documento.

“Es imposible volver a implementar MPP de una manera que se respeten los derechos humanos y el debido proceso, y México tiene la responsabilidad de bloquearla”.

Los miles de solicitantes de asilo que se vieron obligados a esperar en el País por esta política estaban expuestos no sólo a condiciones inhumanas de vida, en aglomerados campamentos dentro de ciudades fronterizas, sino que también enfrentaban al crimen organizado y posteriormente a la pandemia de Covid-19.

“Hay muchos casos de secuestros, de violaciones, de asaltos en contra de la población sujeta a MPP porque los grupos de delincuentes saben que muchas personas en este programa tienen familiares en los Estados Unidos entonces están muy expuestos a casos de secuestro y de otro tipo de violencia”, agregó Berlin.

“No hay medidas tanto del Gobierno mexicano como del estadounidense para controlar la pandemia en estos campamentos y todo depende en la voluntad de albergues y de la sociedad civil”.

Las organizaciones instaron a México y a Estados Unido a fortalecer el sistema de asilo y a aumentar las opciones de protección, en lugar de eliminar el acceso a las mismas.