César Martínez
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-El Canciller Marcelo Ebrard debería renunciar o ser destituido por su probable responsabilidad en el colapso en la Línea 12 del Metro que dejó 26 muertos, exigió el líder del PAN, Marko Cortés.

Para el dirigente del Partido Acción Nacional (PAN), el proceso que se ha seguido tras el desplome en la Línea Dorada muestra que el Presidente Andrés Manuel López Obrador no pretende hacer justicia, dejando en la impunidad a sus consentidos.

“Ebrard tendría que renunciar y de no hacerlo ser despedido, para poder ser enjuiciado por probable homicidio no intencional”, planteó Cortés.

“Además, Marcelo Ebrard junto con Mario Delgado, tendrán que responder por las compras a sobreprecio y sin las especificaciones técnicas necesarias de vagones, materiales y equipos”.

El panista agregó que se debería investigar también si durante la gestión de Claudia Sheinbaum como Jefa de Gobierno de la Ciudad de México se le dio mantenimiento al Metro.

“Sin embargo, para el Presidente es mucho más importante preservar la carrera política de sus consentidos, Marcelo Ebrard, Mario Delgado y Claudia Sheinbaum, que hacerles justicia a las víctimas”, sostuvo.

El dirigente opositor recordó que originalmente la Línea 12 iba a costar 17 mil millones de pesos, pero al final costó 26 mil millones, además de otros mil 588 millones 152 mil dólares por el arrendamiento de 30 trenes.

“De todo este entramado de corrupción, negligencia y desfalcos, debe haber responsables políticos y financieros por acción y omisión”, agregó.

“Es muy pernicioso para las y los mexicanos que puntualmente pagan sus impuestos, que el manto presidencial de la impunidad siga cubriendo a los políticos corruptos, ineficaces y sinvergüenzas, solo por su fidelidad al inquilino de Palacio Nacional”.