Arcelia Maya 
Agencia Reforma

CDMX.- La Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) demandó al Gobierno federal quitarle todas sus propiedades a la ex lideresa del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), Elba Esther Gordillo Morales.

Los 538 delegados de 36 secciones sindicales adheridas a la Coordinadora se pronunciaron el pasado fin de semana contra la organización Maestros por México que apoya el regreso de la ex lideresa al magisterio nacional.

“Demandamos encarcelamiento y extinción de dominio a las propiedades de Elba Esther Gordillo Morales”, expusieron en el punto 24 de los Resolutivos del Quinto Congreso Extraordinario de la CNTE.

Los dirigentes de la Coordinadora demandaron investigar el presunto enriquecimiento de Gordillo, que devuelva las cuotas sindicales y se trasparente las cantidades de dinero que el Gobierno federal le entregó.

“Realizar la denuncia penal a los que tengan responsabilidades por mal uso de las cuotas sindicales en el CEN del SNTE y exigir la devolución del 100 por ciento de las mismas”, publicaron en el escrito.

En el documento que circuló este lunes se rechazó la creación de esta organización civil como partido político.

“Rechazo total al proyecto charril y entreguista de la asesina Elba Esther Gordillo Morales agazapados en los grupos: Maestros por México, redes sociales progresistas y su proyecto de partido político en ciernes.

“Además se desconoce al charro del SNTE, Alfonso Cepeda y sus secuaces por cooptar las elecciones de secretarios generales en las secciones sindicales en el País”, criticaron.

En el texto reiteraron su demanda de democratizar al SNTE, repudiaron la intromisión de los tres niveles de Gobierno en la vida interna del sindicato y se reservaron su derecho a protestar.

“Ratificamos los 22 principios rectores de la CNTE, que a 39 años de su fundación, mantienen vigente la lucha por la democratización del SNTE, de la educación y del País”, expresaron.

La Coordinadora demandó al Ejecutivo federal información clara de los acto de corrupción en Pemex, CFE, Telmex, el SNTE, SEP, ISSSTE y el sector salud que, presuntamente, durante décadas se convirtieron en la caja chica de los Gobiernos en turno.

También solicitaron juicio político a los ex Presidentes de México y a todos los funcionarios que califican de corruptos y que han hundido al País en la pobreza y la marginación.

Los disidentes exigieron la emisión de las convocatorias para los nombramientos de los comités ejecutivos seccionales que así lo requieran y respaldaron a los maestros de la Sección 9 de la CDMX en la demanda de la emisión de la Convocatoria para su congreso seccional.