Antonio Baranda
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-El Gobierno federal exhibió ayer la red financiera del ex Presidente Enrique Peña Nieto, que involucra a familiares directos, un conglomerado de empresas, transacciones millonarias y contratos gubernamentales de los cuales se habría beneficiado el mexiquense.
Según la investigación, Peña y sus empresas familiares recibieron más de 10 mil millones de pesos durante el sexenio que gobernó. Además entregó contratos cuando el priista fue Gobernador del Estado de México.
Peña fue ubicado como accionista de una red de al menos 11 empresas con facturaciones millonarias.
En la conferencia mañanera, la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) reveló que Peña fue denunciado ante la FGR, por lo que esta dependencia abrió una carpeta de investigación por operaciones presuntamente ilícitas con depósitos irregulares a Estados Unidos, Irlanda y Reino Unido.
Según Pablo Gómez, titular de la UIF, una hermana de Peña realizó retiros bancarios de manera ilícita por casi 190 millones de pesos.
La indagatoria señala que el ex Presidente, quien radica en España, recibió transferencias internacionales por 26 millones de pesos entre 2019 y 2021.
Ventiló que Peña Nieto tiene vínculos con una empresa que funciona para el envío y recepción de recursos hacia los mismos accionistas, y con otra compañía que recibió los contratos de la Federación.
«El Gobierno no tiene una actitud de persecución de tipo político. La UIF es un instrumento gubernamental, aplica la política del gobierno, no anda en el aire, no existe en el éter, por eso no hay una política de persecución por motivos justamente políticos», sostuvo Gómez.
De acuerdo con las investigaciones de la UIF, a la que REFORMA tuvo acceso, Peña Nieto es accionista en «Plasti-Esteril», cuyo giro es la fabricación de productos de plástico y material desechable para uso médico.
«Plasti-Estéril», cuya aliada o socia es la farmacéutica Baxter, tiene vínculos al menos 7 empresas más como Praxair México, Sterigenics, Movers Consorcio Aduanal, Inmobiliaria Azabi y Administración de Servicios Lindoso.
Identificada por Gómez como empresa «B», esta compañía se benefició de contratos del Gobierno federal por 10 mil 33 millones de pesos durante el peñismo, e hizo transferencias a Estados Unidos, Irlanda y Reino Unido por mil 557 millones de pesos entre 2015 y 2021.
En la red detectada por la UIF también aparece el empresario mexiquense Carlos Alejandro Monroy Carrillo, dueño de marcas como «La Moderna» e identificado como muy cercano al ex Mandatario.
Actualmente la FGR también investiga a Peña por «traición a la Patria» y por estar implicado en los sobornos del Caso Odebrecht.