Exhiben Bills a Seattle

Entre los mejores equipos de la NFL hay uno que despierta grandes dudas y ese es Seattle debido a su defensiva tan endeble que semana a semana permite demasiadas yardas, aunado a que dependen demasiado a la magia de Russell Wilson que nunca tiene mucho tiempo para lanzar y es constantemente presionado. Estas debilidades fueron explotadas por los Bills de Buffalo que se dieron un festín total aprovechando los errores de Wilson para conseguir una victoria que muchos equivocadamente pensaban imposible.
Un gran regreso de patada en el inicio de partido les dio gran posición de campo a los Bills que no desaprovecharon anotando en solo tres jugadas con el primer pase de touchdown para Josh Allen. Buffalo paró a Seattle y Allen volvió a comandar a su ofensiva hasta la zona peligrosa, mandando su segundo pase de anotación de la tarde, Wilson quiso reaccionar rápido y fue interceptado, lo que causó otros tres puntos más de los Bills que iniciaron el juego ganando 17-0.
Todavía los Bills anotaron una vez más antes del medio tiempo, pero Seattle logró ponerse en la pizarra logrando irse 24-10 a la mitad del partido. Un balón suelto en la primera serie ofensiva del tercer cuarto le permitió a Buffalo sumar otros tres puntos y aunque los Seahawks anotaron 10 puntos, los Bills contestaron con 14 más aprovechando la segunda intercepción sobre Russell Wilson. Con el marcador 41-20 Wilson mandó pase profundo para acercarse en la pizarra, pero nuevamente perdió el ovoide con su segundo fumble del partido que significaron tres puntos más para los Bills prácticamente terminando con las esperanzas de reaccionar para Seattle.
Al final, Buffalo logró la victoria 44-34 aguantando el intento de reacción de Seattle que con cuarto pérdidas de balón no pudo evitar su segunda derrota de la temporada. Josh Allen fue la estrella del partido con 415 yardas por aire, 3 pases de anotación y uno más por la vía terrestre. Los Bills llegan a marca de 6-2 liderando su división.