Víctor Fuentes
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- El Ejecutivo Federal decretó la exención de impuestos de importación para los vehículos eléctricos nuevos por lo que resta del sexenio.
“Con el fin de permitir la libre concurrencia y acceso a nuevas tecnologías limpias en materia de transporte, es importante facilitar el acceso de los consumidores a las mismas y, a su vez, contribuir a que la industria nacional observe las preferencias del consumidor respecto al consumo de estos vehículos automóviles sin distorsiones en el mercado, por un periodo de poco más de cuatro años y así, posteriormente, encaminar una industria nacional de este tipo de vehículos”, dice el Decreto publicado ayer.
Las fracciones arancelarias a las que aplicará la exención son vehículos automóviles eléctricos nuevos para el transporte de 10 o más personas, ligeros nuevos y para el transporte de mercancías.
Previamente, las fracciones arancelarias no eran tan detalladas sobre las características de los vehículos, y se preveían aranceles de 15 a 20 por ciento.
Con la reforma, los vehículos eléctricos usados pagarán impuesto de importación de 15 por ciento.
En México, sólo se vendieron 305 vehículos eléctricos durante 2019, por lo que el decreto considera necesario estimular la demanda, para ayudar a que el país cumpla compromisos internacionales de reducción de emisiones derivadas de combustibles fósiles.
La exención terminará el 30 de septiembre de 2024, último día del sexenio. Si no se prorroga este beneficio, los vehículos eléctricos nuevos pagarían otra vez entre 15 y 20 por ciento de arancel.