Víctor Fuentes
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- El Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) insistirá en excluir de sus apoyos económicos a miembros del Sistema Nacional de Investigadores (SNI) adscritos a universidades privadas.
Lo anterior, pese a sentencias reiteradas del Poder Judicial de la Federación, que han declarado inconstitucional discriminar a los de escuelas privadas para favorecer a los de instituciones públicas.
Conacyt publicó el 23 de junio un proyecto de nuevo reglamento del SNI, que reitera la exclusión de apoyo económico a los privados, impuesta mediante una reforma de abril de 2021 a la misma norma.
«El Conacyt, en términos del presente reglamento, podrá otorgar apoyos económicos, sujetos a disponibilidad presupuestaria, a las y los integrantes del SNI que tengan como actividad principal el desarrollo y fortalecimiento de la investigación humanística o científica, el desarrollo tecnológico o la innovación, y que estén adscritos a alguna institución pública de educación superior o centro de investigación de sector público en México», dice el artículo 32 del proyecto.
Las únicas excepciones serían los investigadores nacionales eméritos, los mayores de 65 años a los que se conceda extensión del apoyo sin tener que seguir laborando activamente en alguna institución, y los que realicen estudios post doctorales con una beca del Conacyt.
El PJF no sólo ha declarado discriminatoria la distinción entre universidades públicas y privadas, sino también violatoria del principio de reserva de ley, pues el Conacyt crea, vía reglamento, una excepción que el Congreso no estableció en la Ley de Ciencia y Tecnología.