Daniel de la Fuente
Agencia Reforma

Cd. de México, México.-El director de la Conagua, Germán Martínez, asegura que en Administraciones anteriores hubo un exceso de concesiones de aguas subterráneas y una demanda de aguas superficiales que creció más allá de la disponible en la Zona Metropolitana de Monterrey, lo que ha influido en la escasez del líquido.

Además informa que bajo el Gobierno de la 4T han ocurrido transferencias de derechos de concesiones y se investigarán las condiciones en que ocurrieron. Hasta ahora han detectado 60 transferencias, indica.

En entrevista con Grupo REFORMA, el titular de la Conagua recalca que la crisis del agua en NL es consecuencia del decremento de las lluvias por el cambio climático, aunque recalca que en las Administraciones anteriores hubo un exceso en la concesión de aguas subterráneas.

¿Se dejó crecer el problema, particularmente por parte de autoridades locales, por desinterés, incompetencia o incluso corrupción?

Mire, el hecho es que la Zona Metropolitana de Monterrey, Nuevo León, y todos los Estados norteños, independientemente del cambio climático, se han desarrollado en zonas desérticas o semidesérticas, áridas o muy áridas, el problema ha sido que las principales ciudades de los Estados norteños, particularmente NL, han tenido un desarrollo inmenso, actualmente es la segunda zona metropolitana, económicamente hablando, más importante del País, producen el 8 por ciento del PIB.

El crecimiento de NL ha sido inmenso (…) que se reflejó en el incremento de la población y se reflejó en el incremento de la demanda, y obviamente la fuente de agua para atender esta demanda fue de las fuentes subterráneas y de las superficiales (presas), pero sí, efectivamente en Administraciones anteriores hubo un exceso en la concesión, sobre todo de las aguas subterráneas, y una demanda de aguas superficiales que creció más allá de la disponible en la zona.

Luego de que el Presidente Andrés Manuel López Obrador revelara que también durante la 4T se han dado concesiones para uso de agua en NL, Martínez confirma que la Conagua investigará dichos permisos.

Explica que las concesiones detectadas son básicamente de «transmisión de derechos», es decir, cuando se autoriza que un concesionario, por ejemplo, del ramo agrícola, transfiera sus volúmenes a la industria.

«Hemos estado revisando y efectivamente hemos encontrado que se han otorgado concesiones en esta Administración.

Se hicieron muchísimos en Administraciones pasadas, además de concesiones nuevas; en esta Administración lo que estamos viendo es que ha habido transferencias de volúmenes de un uso hacia la industria».

¿Esto se ve como algo irregular o que requiera de una investigación?

Tenemos que ver en qué condiciones se hicieron esas transferencias, eso sí, me dio instrucciones el Presidente muy precisas de investigar cómo se han hecho esas transferencias.

¿Cuántas transferencias se han hecho (en este sexenio)?

«Como 60 tenemos ubicadas. Nada más en esa parte, la Zona Metropolitana (de Monterrey)».

Martínez destaca la participación de industriales en la búsqueda de soluciones a la crisis del agua en la entidad.

¿La industria en NL puede estar tranquila con este decreto?

Estamos hablando de la Zona Metropolitana de Monterrey.

Tienen que estar y lo están: tranquilos, hay mucha participación por parte de los industriales, los industriales independientemente del decreto ya estaban ofreciéndole a la Federación volúmenes de agua para atender esta crisis. Antes de la crisis el Presidente ya se había reunido con los industriales, hace más de un mes, y les había planteado esta situación y siempre han estado en la mejor posición para poder atender una crisis como esta, lo están haciendo y con el decreto, lo vimos (el lunes), todos lo apoyan y todos van a participar.

¿No esperan resistencias o incluso medidas legales para impedir el uso del agua concesionada para la población?

No, no las esperamos.

¿Apelar al apoyo voluntario de las empresas resultó insuficiente?

No simplemente formalizamos este apoyo, como dice el Presidente: nada por la fuerza, todo por el diálogo y el derecho.

En la parte técnica ¿de cuántas concesiones echarían mano para hacer frente el déficit?

Hemos hecho un análisis de cuántas concesiones para industria o usos diferentes al público urbano y hemos encontrado más de mil, pero de diferentes usos que no necesariamente son industriales, pudieran ser agrícolas, (…) también hay otro tipo de servicios para usos de centros comerciales o de cualquier otra actividad diferente al público-urbano, están dentro de estas mil, considerando única y exclusivamente industrias, hemos tenido comunicación con las 63 que tienen concesiones de volúmenes de agua más importantes y con todas ellas, con las 63, hemos tenido acercamientos directamente el Secretario de Gobernación se ha comunicado con ellos, (…) y con el mejor deseo de participar en este proyecto».

¿Consideran que serán suficientes seis meses de esta medida?

Pues lo que sea necesario, esperamos que la temporada de lluvias ya en el mes, en este mes y septiembre… agosto y septiembre son los meses donde hay mayores aportaciones de lluvia en las cuencas, principalmente de La Boca y Cerro Prieto, consideramos que si nos favorece la naturaleza con lluvias lo suficientemente intensas como para ir mejorando los volúmenes de agua en sus capacidades, pues se irán disminuyendo las aportaciones de los industriales o de cualquier otro usuario que haya participado en esta transferencia de volúmenes de agua.

En las oficinas centrales de la Conagua, en la CDMX, Martínez considera que el Gobierno de NL no tardó en reaccionar e incluso tomó previsiones para evitar el desabasto, y prevé que la crisis quede solventada el próximo año.

El funcionario asegura que, a pesar de las condiciones de sequía en distintos estados, no hay otra zona del País que, por ahora, presente riesgo de desabasto de agua para la población.

¿Considera que el Gobierno del Estado tardó en reaccionar ante esta crisis?

No, no creo, fue una situación que surgió desde el año pasado y se venían tomando las medidas necesarias, esta parte de la programación de rehabilitar, mantener y perforar pozos, estaba enfocado a atender el posible déficit que se pudiera tener, lo que sucedió fue que la sequía fue mucho mayor de la que se esperaba, la temporada de lluvias pasada no fue lo suficientemente intensa como para llenar las presas nuevamente, entonces sí se tenían las actividades para mitigar cualquier situación de déficit, pero la situación fue mucho más intensa de lo que se esperaba.

El plan anunciado y formalizado en un decreto ¿es una solución real para NL para el mediano y largo plazo? ¿no hay riesgo que en el futuro de que se vuelva a presentar una crisis?

Es claro que es una emergencia en lo que es a muy, muy corto plazo, es una emergencia en la cual pues el mayor apoyo que se le puede dar a la ciudad es agua y lo estamos haciendo de una manera en la cual todos participen en optimizar el uso del agua y llevar agua a donde hace falta, donde tenemos déficits. Son medidas a mediano plazo y resolverían el problema ya, del déficit que tenemos actualmente producto de la sequía en las presas La Boca y Cerro Prieto. (Con todas las medidas) se tendría suficiente capacidad para unos 10 años más, inclusive si se tuviese un incremento en la población y las actividades económicas en la zona.

Con todas las medidas y, una vez que se concluyan los trabajos constructivos (de acueductos), ¿prevén que el próximo año quede superada esta crisis?

Entrando en operación esta infraestructura (nueva) sí. Es claro que hay preocupación, en toda la población hay preocupación, pero sí en la medida que se vayan implementando estas medidas se va viendo mejora del servicio de agua potable.

Usted declaró recientemente que se necesitan tres ciclones para superar la crisis ¿Esta sería la solución de fondo? ¿Es por ahí la solución?

Fíjese bien cómo lo dije, dos ciclones tropicales, un ciclón tropical en la clasificación puede ser desde una perturbación tropical o una onda tropical, hasta un huracán de categoría 5, (…) entonces si tenemos, y los vamos a tener este año, diferentes tipos de ciclones tropicales, si se acercan al Golfo de México en la zona cercana a NL, pues es muy factible que tengamos estos ciclones tropicales alimentando a las presas que actualmente estén vacías.

Claro, desde luego estos ciclones tropicales pueden aminorar muchísimo el déficit de agua que tenemos.

¿Es NL un espejo de lo que se viene en el País? ¿Qué otros ‘nuevoleones’ tenemos a nivel nacional?

Nuevo León, el Área Metropolitana de Monterrey tiene características diferentes a otros Estados en el norte, hay otros Estados en el norte que inclusive tienen un índice de sequía mucho, mucho más alto de lo que tiene actualmente esta crisis en NL, la Zona Metropolitana.

¿Cuál es esta diferencia?

Que el uso público urbano, o sea, agua para beber, agua doméstica, se obtiene de las fuentes superficiales, el 70 por ciento del agua superficial es para uso público urbano, entonces en otros estados en el norte del País la principal fuente de abastecimiento es el agua de los acuíferos, el agua subterránea, no quiero decir que haya mucha disponibilidad en los acuíferos, pero pues por el momento no están sufriendo las mismas consecuencias de la sequía porque tienen la reserva en las aguas subterráneas. Los acuíferos están sobreexplotados en todo el norte del País, pero sí, por el momento, están dando la capacidad suficiente para atender.

¿No ven por el momento una alerta o visos de una posible crisis de agua potable en otros Estados?

Debemos de tener mucho cuidado, debemos de estar preparados, tenemos reuniones periódicas con los Gobernadores de los Estados y previendo cualquier situación de sequía que pudiera afectar el abastecimiento de uso público urbano o de uso doméstico.

La sequía ahí está, ahí la tenemos y debemos tomar las previsiones necesarias con todos los Estados y lo estamos haciendo.