Rolando Herrera
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-Las Secretarías de Energía y de Defensa Nacional, que tienen a su cargo dos de los principales proyectos de infraestructura del actual Administración, excedieron en 602 y 68 por ciento, respectivamente, su gasto en inversión durante 2021, informó el Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO).
Al realizar un análisis a la Cuenta Pública 2021, el IMCO encontró que la Sener, que tiene encomendada la construcción de la refinería de Dos Bocas, tenía autorizado un presupuesto para inversión pública de 45 mil 50 millones de pesos, pero terminó ejerciendo 316 mil 354 millones de pesos, 602 por ciento más de lo aprobado.
La Sedena, por su parte, tenía aprobados para la construcción del Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles (AIFA) 21 mil 314 millones de pesos; sin embargo, terminó gastando 77 mil 148 millones de pesos, 68 por ciento extra.
En el caso de la Secretaría de Energía, señaló el IMCO, Hacienda no desglosó en el informe de la Cuenta Pública lo referente al gasto de proyectos de inversión, por lo que el presupuesto real de la refinería de Dos Bocas permanece en completa opacidad.
«La Secretaría de Energía fue la dependencia del Poder Ejecutivo con mayor variación entre lo presupuestado y lo ejercido, pues gastó 578 por ciento más de lo presupuestado, seguido por la Secretaría de Hacienda (con 250 por ciento) y la Comisión Nacional de Hidrocarburos (con 218 por ciento)», detalló.
En total, durante 2021, la Administración del Presidente Andrés Manuel López Obrador excedió en 78.5 por ciento el presupuesto que tenía aprobado para proyectos de inversión, pues de 411 mil 937 millones de pesos contemplados, terminó ejerciendo 735 mil millones de pesos.
El IMCO señaló que el año pasado, el Ejecutivo federal no se apegó a su presupuesto, ya que gastó 4 billones 676 mil millones de pesos, 7.5 por ciento más de lo que se había aprobado por la Cámara de Diputados.
«Durante años, el Poder Ejecutivo no se ha apegado al presupuesto aprobado, lo que implica un error de planeación presupuestal, al no cumplir con el acuerdo entre el Poder Legislativo y el Ejecutivo en materia de ingresos y presupuesto», indicó.
En el caso de la deuda pública, pese al discurso de López Obrador de que su gobierno no ha recurrido al endeudamiento para financiar su administración, ésta ha crecido en 21.1 por ciento entre 2019 y 2021.

¡Participa con tu opinión!