Un menor de apenas 15 años de edad pretendió quitarse la vida, luego de ingerir alrededor de 20 pastillas de medicamento controlado. Afortunadamente, su padre se percató de lo sucedido, dando parte a los cuerpos de emergencia, quienes evitaron que se consumara la tragedia.
Alrededor de las 03:10 horas de ayer, elementos de la Policía Municipal acudieron al domicilio marcado sobre la calle Palmilla, en la colonia Ojo de Agua, al ser notificados sobre una persona inconsciente. Al arribar, los oficiales fueron informados por el señor José, quien detalló que encontró a su hijo sin reaccionar a ningún estímulo tras ingerir medicamento controlado. El adolescente, al ser auxiliado y recobrar la conciencia, fue trasladado al Hospital Tercer Milenio para su valoración.