Guadalupe Selene Salinas Cruz 
Agencia Reforma

Nueva York, Estados Unidos.- El uso obligatorio de cubrebocas no sólo podría ser valioso desde una perspectiva de salud pública por menos contagios de coronavirus sino también desde una perspectiva económica, sobre todo ante el potencial de un nuevo confinamiento en algunos estados de Estados Unidos, de acuerdo con un reporte de Goldman Sachs.

Un análisis del banco estadounidense arrojó que un mandato nacional para el uso de máscara facial podría potencialmente sustituir los bloqueos renovados que de otro modo restarían casi el 5 por ciento del PIB.

Goldman Sachs reconoce que esta estimación es bastante incierta porque se basa en una serie de relaciones estadísticas que se miden todas con error. Sin embargo, a pesar de la incertidumbre numérica, el análisis sugiere que el beneficio económico de un mandato de máscara facial y un mayor uso de máscara facial podría ser considerable.

Los nuevos casos de coronavirus en Estados Unidos han aumentado considerablemente en las últimas semanas, y la mayor parte del deterioro se concentró en el “Cinturón Solar”, incluidos Florida, Texas, Arizona y California. Esto ha llevado a los inversionistas a preocuparse de que los bloqueos renovados vuelvan a deprimir la actividad económica.

Según estimaciones de Goldman Sachs, el aumento en el Índice de bloqueo efectivo (ELI), una combinación de restricciones oficiales y datos reales de distanciamiento social, restaron un 17 por ciento del PIB de Estados Unidos entre enero y abril, y otros países con restricciones aún más agresivas vieron efectos económicos aún mayores.

“Entonces, ¿adoptará Estados Unidos un mandato nacional de máscara facial? Esto es incierto, en parte porque las máscaras se han convertido en un tema tan cargado política y culturalmente. Sin embargo, incluso en ausencia de un mandato nacional, las autoridades estatales y locales podrían ampliar los mandatos de manera que finalmente imiten el impacto de un mandato nacional”, resalta.

De cualquier manera, el análisis de Goldman sugiere que la economía podría beneficiarse significativamente de tales movimientos, especialmente cuando se compara con la alternativa de un retorno a bloqueos más amplios.

Los estados que actualmente no tienen un mandato a nivel estatal representan el 40 por ciento del total de casos confirmados en Estados Unidos, el 45 por ciento del PIB estadounidense, la mitad de la población y dos tercios de las nuevas infecciones.

De acuerdo con el análisis, este grupo también ha experimentado una tasa de crecimiento diario promedio en infecciones confirmadas de 2.9 por ciento en los últimos 7 días.

En cambio, señala que los estados que actualmente tienen un mandato han experimentado una tasa de crecimiento promedio diaria más baja en infecciones confirmadas de 0.8 por ciento en los últimos 7 días.

“Combinado con nuestra suposición de que un mandato nacional conduciría a un aumento menor en el uso de máscaras de 5 puntos porcentuales a través de una mayor conciencia en este grupo de estados, nuestro panel de país sugiere una disminución de 0.4 puntos en la tasa de crecimiento de la infección a 0.4-0.5 por ciento”, sostiene.

En la actualidad, Estados Unidos se encuentra entre los países menos restrictivos con respecto a los mandatos de máscara facial. El gobierno federal emitió una “recomendación” nacional para usar máscaras en lugares públicos en abril, y muchos gobiernos estatales y locales han tomado medidas más estrictas. Sin embargo, una recomendación no es un mandato y los gobernadores de Florida y Texas, los dos estados grandes más afectados, reiteraron recientemente su oposición a un mandato de máscara estatal.

Por el contrario, muchos países europeos ahora cuentan con mandatos nacionales sobre máscaras, y gran parte de Asia oriental tiene normas sociales estrictas de uso de máscaras cuando están enfermos y durante pandemias.