Staff
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-Emilio Lozoya, ex director de Pemex, también salpicó a su familia en los delitos que se le imputan: lavado de dinero, asociación delictuosa y cohecho.

Lozoya llevará su juicio fuera de prisión, mientras que su madre, Gilda Margarita Austin, sumó casi 100 días de detención carcelaria y ya lleva más de ocho meses bajo arraigo.

Durante tres meses, del 23 de julio al 1 de noviembre de 2019, la madre del ex director de Pemex estuvo presa en cinco cárceles distintas de Alemania sin tener derecho de audiencia con un juez.

La Policía alemana la detuvo a petición de la Fiscalía General de la República (FGR) por haber recibido un depósito de una cuenta presuntamente vinculada con el caso de los sobornos de Odebrecht a Lozoya.

Durante esos casi 100 días de detención carcelaria, la señora Austin, de 72 años, pasó por las cárceles de Isla Rugia, Vechta, Nuremberg, Frankfurt y Munich.

En algunas estuvo recluida sola en una celda, pero en otras la compartió hasta con tres mujeres.

Desde el 2 de noviembre, permanece en arraigo domiciliario en la Ciudad de México con vigilancia de la Policía Federal las 24 horas del día.

Ella es acusada por la FGR por los delitos de asociación delictuosa y lavado de 7.4 millones de pesos.

Lozoya fue detenido en febrero pasado en España y hace dos semanas llegó extraditado a México.