El que Aguascalientes haya regresado a semáforo amarillo y ser la única entidad del Bajío en dicha condición, debe ser un llamado de atención para la población en general, dadas las fechas que se avecinan y ante el aumento en las reuniones sociales que se están registrado a fin de bajar la cadena de transmisión contra el COVID-19, así lo estableció el médico infectólogo, Francisco Márquez Díaz.
El especialista señaló que muy seguramente que el estado esté en esta situación se debió a los eventos que hubo en noviembre ya que si hubo mucha movilidad, aunque tiene que ver más la cuestión social, a que hay más bodas y que empiezan las reuniones de fin de año en salones que están en condiciones estándar, o sea sin una ventilación adecuada y se quitan el cubrebocas.
“Es la suma de factores lo que estamos viendo actualmente y en un porcentaje habrá qué ver qué tanto estos eventos masivos porque al final hubo actividad en la Isla San Marcos y hubo mucha gente, entonces es innegable que es una contribución para la cadena de transmisión junto con la conducta social de eventos familiares o festivos”.
Asimismo, dijo que si bien en los hospitales privados no hay tanta ocupación de pacientes con COVID, si embargo, persiste la percepción social de no ir a los hospitales y se están detectando a muchos pacientes enfermos que están en sus domicilios y los que están en los hospitales públicos llegan en malas condiciones porque muchos no quieren hospitalizarse, “entonces si hay actividad ahorita, hay más ocupación en los hospitales públicos que en privados”.
Por todo lo anterior, enfatizó que toda la población en general debe seguir en alerta con toda preocupación, dado que no es el único virus respiratorio que circula en el ambiente, por lo que las medidas siguen siendo las mismas y si llega a haber reuniones, los sitios deben ser en espacios bien ventilados con ventanas abiertas, un número de personas muy controlado y quienes asistan a una reunión deben usar siempre el cubrebocas.
En el caso de las personas que viajan, dijo que el ir en un autobús con una cabina cerrada también es un riesgo en cuanto a la exposición, lo mismo que en un aeropuerto, donde puede haber un número importante de personas que viajan y ahí la recomendación es el uso de doble cubrebocas para minimizar la exposición y no consumir alimentos durante el trayecto del viaje.
Finalmente, dijo que también se recomienda la aplicación de las vacunas de refuerzo contra COVID, tosferina y neumococo y de esta manera tener un mejor control de las enfermedades respiratorias en este periodo.

¡Participa con tu opinión!