Alfredo González
Agencia Reforma

Hasta cinco tantos más de Impuesto Sobre la Renta (ISR) llegan a pagar los contribuyentes por formalismos que impone el Servicio de Administración Tributaria (SAT), para “evadir” las deducciones que buscan las personas físicas en su declaración anual, coincidieron especialistas, ante lo cual hay posibilidad de corrección, pero limitada.
Bernardo Elizondo Ríos, socio del despacho fiscal Adame y Elizondo Abogados, dijo que formalismos como el pago con cheque, transferencia electrónica y tarjeta de crédito o débito que ya de por sí están topados a montos “ridículos” de deducción, impidieron al contribuyente ejercer su derecho a deducciones personales en su declaración anual de impuestos.
“Ya ha habido propuestas de la Procuraduría Federal del Contribuyente (Prodecon) para permitir las deducciones personales de gastos médicos cuando el pago del servicio sea en efectivo, pero hasta ahora el SAT las ha desoído”, afirmó.
Indicó que mucha gente recurre a los gastos médicos privados, precisamente por la mala calidad e insuficiencia de atención del servicio que presta el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), pero el tope máximo deducible es de apenas 40 mil pesos, cuando muchos padecimientos hacen erogar mucho más al contribuyente.
Señaló que el esquema de Comprobantes Fiscales Digitales por Internet (CFDI) es otro formalismo que impidió a muchos contribuyentes deducir de sus impuestos algunos gastos con montos muy altos como la compra de un inmueble que utiliza como despacho u oficina, por algún “error de dedo” en un Registro Federal de Contribuyentes.
“Es común que haya errores como el de cambiar la letra “i” mayúscula por una L minúscula o que en lugar de una “O” aparezca el número cero y estos detalles evitan en muchos casos hacer válida una deducción, lo que llega a disparar el pago de impuestos hasta en cinco tantos”, dijo.
En estos casos, consideró que el contribuyente lo único que puede hacer es acudir ante el emisor de la factura para pedirle que la cancele y vuelva a emitirla, pero a veces es imposible localizarlo o que el emisor este dispuesto a hacerlo por lo que el contribuyente desiste y ante eso ya no hay nada por hacer.
Héctor Nava Ramos, presidente del Instituto de Contadores en Servicios Digitales (Incosedi), coincidió en que uno de los principales problemas que enfrentaron los contribuyentes en su declaración anual es la deducción de gastos médicos.
“Uno de los mayores problemas fue el los gastos médicos, que son un derecho, pero se siguen presentando fallas y el SAT no sube en el prellenado todas las facturas aun cuando sean pagadas con tarjeta de crédito o cheque y todo por formalismos que argumentan errores en el CFDI en el renglón de ‘método de pago´”.
Gustavo Leal Cueva, socio del despacho contable Leal Benavides y Asociados, consideró que los mayores problemas de deducibilidad por formalismos surgen cuando un CFDI que ampara la compra de un inmueble tiene algún error, pues en caso de que el contribuyente no logre cancelarlo y obtener uno nuevo ya no hay nada por hacer.
También hay empresas que un ingreso diferente de un trabajador, o incluso empleados a los que se les registro un ingreso de una empresa que ni siquiera es su patrón.
“Te quedas sin un gasto muy importante sin deducir tan sólo por un formalismo del SAT”, aseguró.