Daniel Reyes
Agencia Reforma

MONTERREY, NL.- Mientras el Estado padece ahora secuestros de familias que incluyen a menores de edad, el Gobernador Samuel García evitó ayer pronunciarse sobre el tema, pero no faltó al festival Pa’l Norte para placearse con los asistentes.
«Cuando competí para Senador (en el 2018), la foto con más likes fue la del león del Pa’l Norte», dijo el emecista momentos antes de recorrer el área del festival con su esposa Mariana Rodríguez, candidata de MC a la Alcaldía de Monterrey.
«Estos festivales es sinónimo de lo que está viviendo nuestro Estado: ser noticia mundial por inversiones, por la economía, por los eventos, por la Copa del Mundo, por este tipo de parques».
Tras la apertura simbólica del festival musical la tarde de ayer, el Gobernador dijo que regresaría por la noche a la presentación de Peso Pluma.
Ni en sus eventos públicos ni en sus videos de redes sociales, el Mandatario hizo referencia a los plagios de familias ocurridos en los últimos días en Salinas Victoria y Ciénega de Flores.
Al visitar un centro comunitario en la Colonia Mirador, el emecista no accedió a responder preguntas de los medios de comunicación, e incluso su equipo de logística intentó mantener alejados a los periodistas con la colocación de cintas restrictivas.
La Oficina de Comunicación del Estado ofreció gestionar una entrevista con el Secretario de Seguridad estatal, Gerardo Palacios Pámanes, o compartir una postura oficial ante los secuestros, pero hasta la noche no había una respuesta oficial.
En el evento en la Colonia Mirador, el Gobernador llegó usando los tenis de su fallida campaña presidencial, que tiene grabado su nombre y la leyenda «El Nuevo».
Allí inauguró un centro comunitario en el que se invirtieron 7 millones de pesos.