Víctor Fuentes
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Un juez civil de la Ciudad de México pidió al fundador de Crédito Real una garantía de 150 mil pesos para frenar, por tiempo indefinido, acciones de acreedores a los que debe más de 55 mil millones de pesos, y para que se abstenga de pagar dicha deuda.
El 30 de junio, al admitir a trámite el proceso especial sumario, el juez 52 Civil de la Ciudad de México, Helio Victoria Guzmán, dictó 16 medidas cautelares para proteger a la sociedad financiera de objeto múltiple (Sofom) en su liquidación, solicitada dos días antes por su fundador, Ángel Romanos Berrondo.
Como garantía, el juez pidió a Romanos 150 mil pesos, que fueron pagados poco después, con lo que las medidas cautelares entraron en vigor el 4 de julio, pero Crédito Real reveló públicamente la maniobra hasta el 14 de julio.
Las medidas cautelares prohíben embargos, aseguramientos, juicios ejecutivos y secuestro de bienes para cobrarse sobre el patrimonio de la Sofom.
Victoria Guzmán también prohibió a 14 bancos, sociedades financieras y fondos de inversión, mexicanos y extranjeros, «retener, disponer, compensar y/o utilizarlos recursos que comprenden las cantidades derivadas de los contratos celebrados con los mismos».
Esta orden incluye a Nacional Financiera, a la que Crédito Real debía casi 2 mil 500 millones de pesos al cierre de 2020.
Registros judiciales indican que el 29 de junio, Nafin presentó una demanda ejecutiva mercantil contra Crédito Real, que no fue admitida por el juez federal respectivo.
Las medidas cautelares también prohíben a la propia Sofom, ahora administrada por un liquidador, hacer cualquier pago a sus acreedores.
Al menos 20 bancos de México, Estados Unidos, Japón, Francia, Suiza y Canadá también son acreedores, y existen emisiones de deuda en francos suizos, euros y dólares.
El liquidador designado por el juez, Fernando Alonso de Florida, es un abogado del despacho Jaúregui y del Valle, registrado como conciliador y síndico en el Instituto Federal de Especialistas en Concursos Mercantiles, aunque este proceso no es un concurso.
Crédito Real sólo tenía activos disponibles por mil 97 millones de pesos al cierre de 2020, y Alonso de Florida puede pasar años tratando de recuperar otros bienes para pagar algo a los acreedores.
El jueves, Crédito Real inició un proceso bajo el capítulo 15 de la Ley de Bancarrotas de Estados Unidos ante una Corte de Delaware, para homologar su liquidación en ese país, donde tiene filiales valuadas en 85 millones de dólares y una cuenta en Citibank con 3.9 millones de dólares.
Al mismo tiempo, ante la Corte de Bancarrota de Nueva York, la Sofom advirtió por medio del despacho White & Case que es inútil seguir un proceso concursal, pues será imposible lograr un plan de reestructura. Tres fondos de inversión habían demandado someter a concurso a Crédito Real en esa corte el 23 de junio.