CDMX.- No andaba muerto, estaba anexado.
Luego de meses de especulación sobre los problemas con las adicciones que enfrentaba Rafael Amaya, su amigo el ex boxeador Julio César Chávez confirmó que el actor de 43 años estuvo en una de sus clínicas de rehabilitación.
Fue con una foto que compartió el ex campeón mundial que se develó el misterio del paradero del protagonista de la serie «El Señor de los Cielos», proyecto del que se salió en 2019 al parecer por sus problemas con las drogas.
«Aquí disfrutando mi Culiacán junto a mi vieja @myriamev09 y el Señor de los Cielos (les dije que soy amigo de todos). Y prepárense que regresa más fuerte que nunca. Lo pondré a entrenar en @chavezboxingstudio», aseguró el ex campeón mundial en su perfil de Instagram. (Staff/Agencia Reforma)

¡Participa con tu opinión!