Al reconocer que los efectos negativos de la pandemia por el COVID-19 en el ámbito educativo todavía no pueden ser cuantificados, el director del IEA, Raúl Silva Perezchica, aseveró que el reto de Aguascalientes es amortiguar ese retroceso a través de diversas estrategias y una de ellas es quitar esa inquietud imperante en algunos niños que temen reprobar. “Es muy temprano para pensar en ese asunto, además no habrá grandes porcentajes de reprobación”, aseguró el funcionario.
Sin embargo, aclaró que el servicio educativo local se encuentra preparado para seguir a distancia todo este primer semestre y también se estará listo al momento en que el semáforo verde finalmente llegue y se regrese de manera gradual al esquema presencial. Silva Perezchica acotó también que no será de un día para otro que todos confluyan en un mismo espacio.
En este entorno vigente, la mejor actitud que se debe tener desde la autoridad educativa, los maestros, los estudiantes y los padres de familia es disfrutar y aprender de la experiencia que se vive ahora con la educación a distancia, que forma parte de una actividad productiva y que aprovechen esta oportunidad que da la vida para recuperar la comunicación perdida en la familia.
“Algo seguro es que la pandemia pronto pasará y posiblemente podría cambiar la comunicación con las hijas y los hijos, la recomendación es mantenerla para el sano desarrollo y crecimiento de cada uno de los integrantes”, sugirió.

DE LA PRIVADA A LA PÚBLICA. Respecto a la migración de estudiantes de colegios particulares a escuela pública, dijo que alrededor de un mil estudiantes decidieron moverse para ahorrarse las colegiaturas, lo que equivale al 2% de la matrícula en la escuela privada que cuenta con 50 mil alumnos en nivel básico.

¿Y LAS COMPUTADORAS? El 97% de los maestros cuentan con equipo tecnológico, pero mucho de ese debe ser renovado pues ha quedado obsoleto, por lo que se trabaja en coordinación entre el SNTE y el IEA para en el Fondo de Tecnología del Magisterio.