Natalia Vitela
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-El Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición realiza una extensión del ensayo clínico de la vacuna CanSino para probar la hipótesis de que la inmunidad tras la primera aplicación decae y comprobar si con una segunda dosis se mantiene mayor tiempo, informó Hugo López-Gatell, subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud.
En Conferencia aseguró que hasta ahora, no existe evidencia científica publicada que demuestre que seis meses después de la primera aplicación de la vacuna CanSino se va a necesitar una segunda dosis.
Detalló que lo que sí es cierto es que el doctor Guillermo Ruiz-Palacios y Santos, quien es el científico responsable del ensayo clínico, conduce una extensión del ensayo clínico para probar la hipótesis de que la inmunidad postvacunación de CanSino decae y que posiblemente con una segunda dosis se mantiene mayor tiempo.
“Pero no es un hecho demostrado”, agregó.
Dijo que es falso que exista evidencia científica sobre el decaimiento de la inmunidad.
“Si esto obra en los expedientes preliminares de la investigación que se hizo en el ensayo clínico inicial no se ha publicado en una revista científica con un estándar internacional de evidencia científica”, explicó el subsecretario.
Por otra parte, López-Gatell señaló que el envasado de la vacuna de AstraZeneca en México, que se había retrasado por falta de filtros requeridos para su producción se destrabó gracias a la colaboración del Gobierno de Estados Unidos.
La sustancia a granel de la vacuna se envió de Argentina para ser envasada en el País y se prevé que en los próximos días se libere el primer lote.
Ayer el Canciller Marcelo Ebrard dijo que el País recibirá 800 mil dosis y Argentina las otras 800 mil.
Agregó que se busca aumentar la producción para distribuirlas en América Latina.