Si bien la pandemia del coronavirus aún no tiene fin o algo cercano a una normalidad a la de antes, las diversas actividades deportivas deben reanudarse para no afectar en un futuro; el campamento del IDEA ha sido una clara muestra de que se puede practicar deporte si se tienen todas las medidas sanitarias.
Dicho campamento tiene una duración de dos semanas, con actividad todos los días en horarios de 8:00 a 14:00 horas; son un total de 150 alumnos y más de 20 entrenadores y coordinadores los que participan en este campamento, por lo que las medidas de sanidad tuvieron que ser muy estrictas.
Desde un inicio, la entrada es exclusivamente por el estacionamiento trasero, al entrar se les toma la temperatura a todos y deben indicar diariamente si no presentan molestias en el sistema respiratorio o malestar general del cuerpo.
Sin saludarse o generar grupos de amistades, los deportistas tienen que dirigirse a su grupo con su entrenador correspondiente, cada grupo es de 10 integrantes y utilizan los espacios abiertos para acomodarse con una sana distancia, evitando el contacto en todo momento.
Con su debido orden, cada grupo se dirige a la estación a la que participarán por un lapso de tiempo, constantemente las instalaciones del IDEA están siendo sanitizadas y el uso de mascarillas o cubrebocas, así como gel antibacterial, es totalmente obligatorio para todos los involucrados.
Una vez que todos los atletas ingresan a las instalaciones la puerta se cierra y no puede entrar personal ajeno al campamento con algunas excepciones especiales, acatando todas las medidas y apegándose al protocolo que fue instaurado desde un principio.
Tanto atletas como entrenadores estaban deseosos por volver a la actividad, por lo que han tenido que tomar algunos sacrificios pero con la finalidad de que en algún momento el deporte pueda regresar de manera normal o con menos restricciones.