El director de Regulación Sanitaria, Octavio Jiménez Macías, detalló que ante el comienzo de la Cuaresma y hasta una semana posterior a su término, personal a su cargo se encargará de vigilar las cerca de 40 empresas distribuidoras de pescados y mariscos.
Además, con la finalidad de detectar la presencia de E. coli, salmonelosis y cualquier tipo de bacteria que genere enfermedades diarreicas, se implementará supervisión especial en puntos de venta de pescados y mariscos, así como en puestos de comida, todo eso con la intención de evitar la presencia de fauna nociva, como insectos y hasta roedores.
Macías Jiménez exhortó a las personas a verificar la frescura de pescados, mariscos y ostiones, mismos que por cuestión de salud deberán ser adquiridos preferentemente en establecimientos fijos y en donde se observen medidas higiénicas necesarias, así como posteriormente observar que la cocción de los productos sea la correcta.
“La indicación clara y precisa es que cualquier producto que se encuentre en malas condiciones se asegure de inmediato. En puntos de venta si encontramos la presencia de fauna nociva se va a proceder para suspender de manera inmediata el establecimiento”, concluyó.