Paros técnicos y medios sueldos blindaron con pactos al empleo de la industria automotriz, la cual a pesar del desplome de sus ventas hasta un 89% durante marzo y abril pasado, comienza ligeramente a salir a flote, estableció el asesor financiero, Gerardo Sánchez Herrera.
El especialista señaló que esta crisis económica por la pandemia del COVID-19 ha sido tan severa, la más devastadora en los últimos 100 años, incluso hasta antes de la Revolución Mexicana. Sin embargo, dijo que el sector automotriz ha sabido sobrellevar la situación gracias a los convenios entre sindicatos, ejecutivos de las empresas y los trabajadores, con mecanismos tales como paros técnicos y los medios sueldos que fue lo que blindó el empleo en la industria automotriz y apenas en el pasado mes de junio comenzaron a repuntar ligeramente en sus ventas.
En tal sentido, dijo que hasta marzo pasado la industria automotriz tenía en todo el país a 939 mil 282 trabajadores y en abril terminaron con 916 mil 337, es decir una baja de 2.4% en empleos. Afirmó que, en el caso de Nissan en Aguascalientes, de tener 9 mil trabajadores, solamente se perdieron 200 empleos, es decir, menos de un 2.5% por abajo de lo que tenía en su plantilla laboral normal.
En horas trabajadas explicó que, en marzo pasado, los 939 mil 282 trabajadores laboraron 165 millones 400 mil horas, lo cual se traduce a que en dicho mes cada trabajador cumplió con 22 días de trabajo. Mientras que en abril fueron solamente 46 millones 400 mil horas trabajadas, lo que quiere decir que cada trabajador tuvo 6 días de jornada laboral, por lo que la caída en la producción en dicho mes fue de 72% la variación.
Finalmente, en materia de ventas, destacó que las armadoras en México durante el pasado mes de marzo registraron ingresos por 229 mil 620 millones de pesos y en abril solamente vendieron 27 mil 317 millones de pesos, es decir una caída de un 89%.