Hace falta que las autoridades municipales busquen una nueva estrategia para que las personas que visitan el primer cuadro de la ciudad depositen la basura. Una de ellas es instalar contenedores de mayor capacidad y que permitan la separación adecuada de residuos. La otra es que con mayor frecuencia el personal de limpia que depende de la Secretaría de Servicios Públicos descongestione estos depósitos. Esta alternativa se antoja menos viable dada la cantidad de paseantes que diariamente circulan por las zonas comerciales del Centro.