Selene Velasco
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-Dylan llegó a la primaria, por primera vez, en medio de la pandemia de Covid-19.
Con cubrebocas de estampado militar, uniforme nuevo y gel sanitizante junto a su lonchera, el pequeño de seis años de edad fue uno de los 80 mil estudiantes que, según autoridades, volvieron a las aulas tras 14 meses confinados por el virus.
Su mamá, Viridiana, aceptó sentir nerviosismo, pero aseguró que un virus cuya presencia en la Capital es aún indefinida, se debe enfrentar.
“Creo que tiene que aprender a lidiar con esta enfermedad y a vivir con ella y es mejor empezar a que se acostumbre un poquito”, dijo.
Dylan ingresó a la primaria Ignacio Zaragoza, en la Colonia Ramos Millán, después de concluir el preescolar de manera virtual; una de las mil 103 instituciones educativas que reanudó las clases presenciales.
“Estoy emocionado porque es el primer día que entro. Estoy en primero, nada puede cambiar mi lugar, es el primer día, no hay otro día. Nunca he entrado, no sé nada, no sé lo que hay”, contó Dylan mientras su mamá entregaba la carta responsiva necesaria para su estancia.
Llegó a las 7:50 horas y se sometió a la sanitización de cuerpo completo mientras giraba para ser cubierto, recibió gel antibacterial, le tomaron la temperatura y pasó al patio central a bailar por 10 minutos antes de ir a su salón.
Recuerda que su experiencia de clases virtuales del preescolar no fue satisfactoria y se dijo decidido a protegerse para no volver al confinamiento.
Un 5 por ciento de alumnos de educación básica y 3.7 por ciento de personal escolar que ha sido vacunado volvió ayer a clases presenciales en la Ciudad.