Productos de la canasta básica han mantenido inestabilidad en sus precios a lo largo de los últimos meses como parte de la oferta y la demanda, sin embargo, también la contingencia sanitaria provocada por el Covid-19 ha sido otro factor para encarecer en algunos casos artículos de primera necesidad.

Por medio de un recorrido realizado en el Mercado Terán y la Central de Abastos, se constata la variación de precios que en algunos casos han resultado favorables para el consumidor y en otros más perjudicando severamente la economía familiar. Artículos como frijol, arroz, huevo, productos cárnicos, papel de baño, verduras entre otros más, han sido los que mayor ajuste han presentado desde que comenzó la pandemia.

De momento, productos cárnicos como el bistec de res se encuentran a un precio promedio de 146 pesos, la pulpa fina y molida especial 150 pesos, respectivamente, mientras que el cocido de res se observó 92 pesos el kilo. Por su parte el bistec de cerdo se encuentra en 86 pesos por kilo, lomo en 92 pesos, así como la costilla y espinazo en 82 y 68 pesos, respectivamente, mientras que el kilogramo de pollo está en 62 pesos por kilo.

El kilogramo de arroz y huevo se encuentra entre los 17 y hasta los 22 pesos y de 32 a 38, respectivamente; el frijol se ofrece entre los 25 y hasta los 37 pesos. El kilogramo de azúcar se encuentra entre los 22 y 28 pesos. Por su parte el aceite vegetal va de los 25 y hasta los 32 pesos dependiendo de la marca, mientras que el papel de baño su precio promedio es de 27 pesos. Por su parte, el kilogramo de jitomate se observó desde los 14 pesos, el de cebolla desde 15 pesos y la papa en 14.

En la Central de Abastos, los precios de los productos antes mencionados se mantienen en promedio, sin embargo, en algunos casos como en verduras se observó un incremento hasta de 5 pesos por kilogramo principalmente en cebolla y jitomate. En productos cárnicos de res y cerdo, la variación es mínima en no más de 10 pesos en sus principales productos. (Por Rubén Torres Cruz/ Heraldo Digital)