Natalia Vitela
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Hasta un 80 por ciento de las personas críticamente enfermas por Covid-19 que son intubadas pueden fallecer, advirtió Hugo López-Gatell, subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud.

“Es decir, de las personas críticamente enfermas, 8 de cada 10 pueden fallecer durante la hospitalización a pesar del tratamiento en apoyo médico”, mencionó.

Recordó que hasta la fecha no existe un tratamiento específico que elimine al virus, reduzca su concentración, o repare el daño pulmonar en forma acelerada.

López-Gatell indicó que hay medicamentos que se ofrecen a los pacientes críticos, pero la mayor parte lo que buscan es que se conserve la funcionalidad del organismo hasta que él mismo haga frente al coronavirus.

Precisó que quienes tienen insuficiencia respiratoria grave y llegan al hospital requieren tratamiento en terapia intensiva con soporte mecánico respiratorio, es decir, la intubación.

El funcionario explicó que las hospitalizaciones en personas que están críticamente enfermas por Covid-19 son largas, en promedio, hasta por dos semanas y media; sin embargo, hay quienes pueden estar hasta dos meses hospitalizados.

Dijo que en el País sí ha habido pacientes que a pesar de estar durante varias semanas en una etapa crítica logran recuperarse satisfactoriamente y hacer su vida normal.

Señaló que si hubiera un exceso de casos que saturaran al sistema de salud, en proporción habría una cantidad muy importante de fallecimientos que pudieran rebasar también las capacidades de los sistemas convencionales de los servicios funerarios privados y públicos.

“Por eso en la guía (sobre manejo de cadáveres) se presenta con realismo los escenarios que pudieran ocurrir”.