Verónica Gascón
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Levantar Acapulco, reconstruir inmuebles y reactivar su vida turística llevará unos dos años, consideraron líderes empresariales que se reunieron ayer con funcionarios gubernamentales.
En el encuentro de alto nivel en el Museo Soumaya, realizado por la tarde, los empresarios evaluaron los graves daños provocados por el huracán «Otis» y perfilaron alternativas para rescatar el puerto guerrerense.
José Abugaber, presidente de la Confederación de Cámaras Industriales (Concamin), dijo que coincidieron en que reactivar al puerto demoraría hasta 24 meses.
Al cónclave de empresarios asistieron entre otros Carlos Slim, Carlos Slim Dormit, el presidente del Consejo Mexicano de Negocios (CMN), Rolando de la Vega; el presidente del Consejo Nacional Empresarial Turístico (CNET) Braulio Arzuaga y Juan Gallardo del Grupo Cultiba.
El convocante fue Francisco Cervantes, presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE).
Una representación de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) y de funcionarios del gabinete federal también participaron en el encuentro.
«Hubo muchas propuestas de bancos, de sectores industriales, de comercio, para buscar cómo restablecer lo más pronto posible, pero el Gobierno debe marcar una línea», comentó Abugaber.
El presidente del CNET, Braulio Arzuaga, expuso que la oferta de 376 hoteles y sus 21 mil 868 habitaciones y unas 12 mil unidades de alojamiento de Airnbnb quedaron fuera de mercado.
En 2022 a través de Airnbnb, según Arzuaga, se vendieron 96.3 millones de dólares en servicio de habitaciones.
«La hotelería y la industria restaurantera emplean a más de 57 mil personas en Acapulco, que representa cerca del 20 por ciento de la población empleada del destino turístico. Un gran número de hoteles son negocios familiares, de tamaño relativamente pequeño, muchos de los cuales no cuentan con seguro contra daños causados por un huracán; lo cual los pone en una situación económica muy crítica», consideró.
Conforme los datos del CNET la afectación de cancelaciones en las corridas diarias de transporte asciende a cerca de 4 millones 500 mil pesos diarios.
Rolando de la Vega, presidente del CMN, dijo que es prioritaria la alimentación, la seguridad, reactivar la economía y la reconstrucción.
«La reconstrucción son edificios que hay que rehacer, son daños importantes, es volver a echar la economía de Acapulco, estamos actuando con apoyar con las diferentes empresas que lo forman. Con la reconstrucción los que producen vidrio, varilla, etc.», aseguró De la Vega.
Fue una reunión extraordinaria, opinó el empresario Juan Gallardo, de Grupo Cultiba. Y coincidió en que se armen mesas de trabajo para asignar tareas.