La autorización del uso recreativo de la mariguana ya se esperaba en aras de garantizar las libertades humanas, de ahí que ya no se deberá señalar a quienes la usen o la consuman; antes bien, es momento de iniciar acciones de educación, cultura y trabajar en las reglas claras para su uso, que es faltante por ahora, coincidieron en señalar autoridades de gobierno y conocedores en el uso y consumo de la cannabis.

Manuel Cortina Reynoso, subsecretario general de Gobierno, expresó que lo decidido por la Suprema Corte de Justicia de la Nación conlleva la obligación a las autoridades sanitarias, tanto de la Federación como de los estados, de implementar una regulación que facilite el uso lúdico, lo cual tendrá que ser algo similar al uso del alcohol o del tabaco; en ese sentido, la recomendación es que se convierta en una especie de promoción de uso o que no se utilice.

Cierto es que el usar esta yerba es un derecho humano más, no obstante, se debe tomar en consideración que, cuando se vive en una comunidad, se deben respetar las reglas existentes para que no se perjudique a los demás, pues lo que a unas personas pudiera significarles diversión, para otras no lo será, de ahí que se debe respetar a terceros.

Y, para ello, insistió, se requiere de una regulación que determine los lugares donde será permitido su uso, la forma de cultivarlo, cómo empaquetar e inclusive comercializar, transportar y dónde se podrá consumir, por lo que la intervención de los municipios también será importante, por ser los primeros vigilantes de comercios, bares, restaurantes, cafés, etcétera, de ahí que se deberá incluir a los ayuntamientos en la ley y reglamentos.

Consumo de cannabis, por arriba de la media nacional

En tanto, el director de Salud Mental y Adicciones del ISSEA, Francisco Javier Pedroza Cabrera, subrayó que cualquier droga que ingrese al organismo tiene efecto perjudicial, no sólo en la persona que la usa, sino en quien lo rodea, de ahí que, para permitir el uso lúdico de la mariguana, tendrá que haber una regulación precisa y educar a la población para que se dé cuenta que así como el tabaco y el alcohol, esta yerba también tiene efectos negativos.

Subrayó que el hecho de que la autoridad judicial haya determinado que se abre su uso lúdico, a fin de respetar el libre desarrollo de la persona, no quiere decir que su consumo es benéfico; por el contrario, se debe tener en claro que, como todo enervante, tendrá sus efectos secundarios, sobre todo en las habilidades motrices y el desarrollo social, principalmente.

Informó que Aguascalientes destaca por tener más consumidores que el promedio nacional, pues, mientras la media en el país es de 2.1%, en Aguascalientes más del 3% de la población de entre 12 y 65 años hace uso de la cannabis; y, particularmente entre los jóvenes de entre 12 y 17 años de edad, cerca del 3.5% lo hacen.

Esto deriva en que, anualmente, unas 500 personas solicitan la intervención del área de Salud Mental y Adicciones para recibir tratamiento, el cual se les da en 10 o 12 sesiones, sólo para su recuperación.

Educación desde casa para el uso responsable

El artesano Héctor Iván Nevares expresó que deberá ponerse especial atención en la educación y principios desde la familia, sobre el uso de ésta y otras drogas, sus consecuencias y efectos colaterales en la salud y en el desarrollo social.

Y es que no se trata sólo de ver como “malo” su consumo, sino dar la explicación de lo que esto significa y la responsabilidad que conlleva la decisión de hacer uso de la cannabis, quiénes podrán utilizarla. “Su uso o consumo no es malo de por sí, sino que se haga de manera irresponsable. Para ello, como dice la autoridad, se necesita de reglas para la sana convivencia y evitar el daño a la salud propia y de terceros”.

En tanto, Óscar Villaseñor, director general del laboratorio Dermolastin, dedicado a la elaboración de productos derivados de la cannabis, comentó que, en este caso, se tienen todas las autorizaciones para hacer uso de esta yerba para tema de salud y cosmética, pero se está en espera de las reglas de operación de la nueva ley para atender el tema lúdico.

En medicina con subproductos de la mariguana, se tratan temas de alzheimer, epilepsia, lupus, trastornos del sueño, ciática, supresión de adicciones y mala alimentación, entre otras cosas, por lo que, para que esta nueva ley permita el sano desarrollo de las personas y de la sociedad, se requiere de reglas claras que involucren a todos los órdenes de gobierno y la sociedad misma.