GUADALAJARA, Jalisco.- Selena Quintanilla cumpliría hoy 50 años, y a 26 años de su muerte, su legado sigue fuerte y es la carta de presentación de los hispanos en Estados Unidos.
Selena abanderó, desde pequeña, el movimiento musical tex-mex, que reúne las raíces texanas con el sonido mexicano. Este género durante años estuvo dominado por figuras masculinas, pero la cantante logró ser la imagen más destacada de éste, presentando su sonido al resto del mundo.
Para la periodista mexicana musical Karina Cabrera el legado de Selena tiene diferentes manifestaciones: trascendió el escándalo de su muerte, elevó a la población México-estadounidense y colocó al idioma español dentro del mainstream.
“Cantar en español era un acto atrevido dentro del mainstream, ella no se disculpó, la música fue su acercamiento con un idioma que incluso no dominaba. Se colocó como una de las primeras figuras exitosas de la multiculturalidad, sus canciones no sólo fueron el camino para que un público se acercara a la música tex-mex, la colocaron como un icono pop que representa a las minorías en Estados Unidos, pero sin el sueño americano”, comentó.
La también locutora consideró que es importante resaltar la importancia de Selena, especialmente como un llamado a redefinir el pop a partir de la perspectiva de género, para colocar a niñas y mujeres en el centro de la narrativa.
“Tendríamos que preguntarnos si lo que apreciamos en la actualidad es su música o lo que representa Selena como latina y mujer. Sus canciones son un cambio en la imagen de la comunidad latina, con un impacto que habla de la atmósfera sociopolítica, la cultura pop y la formación de la identidad y la representación latina en los medios”, dijo la también fundadora de la comunidad digital Sonoridad, que visibiliza los proyectos musicales encabezados por mujeres.
Además, la admiración de Selena por parte de las generaciones más recientes, como los millennials y la generación Z, ha crecido pese a que la cantante murió cuando muchos de sus nuevos fanáticos todavía no nacían. Prueba de ello es una bioserie de su vida en Netflix, una estrella en el Paseo de la Fama de Hollywood y 5 millones 357 mil 94 escuchas mensuales en Spotify.
“Selena era el paquete completo. Cantaba, bailaba y diseñaba su ropa. Cada traje que portaba era una indumentaria memorable, y su ojo para la moda no caduca. La cantante tenía rango y podía pasar de un tono pop a una balada de amor con facilidad. Pero era su personalidad, su sonrisa y la forma en que arropaba su identidad México-americana lo que hizo que nos enamoráramos de ella”, comentó la periodista Mala Muñoz para un artículo en Vibe. (Abril Valadez/Agencia Reforma)