Sineli Santos
Agencia Reforma

CDMX. – El primer día de actividades en el Gran Premio de Emilia-Romaña dejó varias dudas en cuanto al rendimiento de Red Bull.
Tal y como sucedió hace dos semanas en Miami, al RB20 le costó trabajo adaptarse, ahora, a las condiciones de la pista del Autódromo Enzo e Dino Ferrari, así que los tiempos marcados por sus pilotos no eran los esperados.
Las actualizaciones que en el suelo y el alerón delantero no han surtido efecto inmediato, de hecho, Max Verstappen se mostró incómodo con el monoplaza en ciertas curvas al no lograr girar.
«Hoy estábamos muy fuera de ritmo y tenemos que arreglarlo. Supongo que no puede ser peor que lo que tuvimos hoy, ¿verdad? «Veremos algunas cosas que podemos hacer mejor para mañana, pero parece que los demás dieron un paso adelante y, por nuestra parte, simplemente fue un mal día. El equilibrio no estaba en el coche, no me sentía cómodo», comentó el neerlandés.
Sergio Pérez tuvo los mismos inconvenientes que su compañero, incluso, estuvo cerca de recibir una penalización por realizar un bloqueo a Charles Leclerc, de Ferrari, en la segunda sesión de entrenamientos libres.
Y aunque salió bien librado, el mexicano tiene que defender el subliderato precisamente ante el monegasco, pues sólo hay 5 puntos de diferencia -Checo tiene 103 unidades por 98 de Leclerc-.
«Creo que tenemos trabajo que hacer esta noche para intentar encontrar un mejor ritmo, ya sea en las tandas de alto rendimiento o en las tandas largas, hay que acelerar», puntualizó el tricolor.