En una campaña corta de tan solo 60 partidos cada juego es vital para las aspiraciones de las novenas que buscan mantenerse sanas y con buen nivel día a día, uno de los equipos que mejor han respondido son los Athletics de Oakland que actualmente son el conjunto con más victorias en todas las Grandes Ligas recordando que el calendario ha sido complicado con tantos partidos suspendidos o pospuestos por diferentes contagios.
Ayer Oakland cumplió con una barrida de tres victorias consecutivas sobre los Astros de Houston que tras el escándalo de robo de señas y la partida de Gerrit Cole han tenido complicaciones para sacar buenos resultados. La ofensiva de los Athletics le pegó pero en serio a Cristian Javier lanzador que abrió el juego para Houston, Robbie Grossman pegó el primer cuadrangular del día en el segundo rollo sumando la primera carrera del partido, en la siguiente entrada fue turno de Matt Olson que con dos hombres en base mandó a volar a la blanca consiguiendo tres más que fueron coronadas por otro vuela cercas más ahora cortesía de Matt Chapman que puso el juego 5-0 apenas en el primer tercio del partido.
Aunque los Astros reaccionaron con cuadrangular de Brantley en la cuarta entrada, Oakland respondió con un par de rayitas más finiquitando las aspiraciones de Houston en rescatar el resultado. El momento del partido se dio con Humberto Castellanos como protagonista, el mexicano le dio un pelotazo a Ramón Laureano lo que causó una trifulca que hizo que las bancas se vaciaran. Al final los Athletics ganaron fácilmente 7-2 barriendo a los Astros que parece no tendrán éxito este año, por lo pronto Oakland lidera la división Oeste en la Liga Americana con marca de once victorias por tan solo cuatro derrotas, sacando ya cuatro de ventaja sobre los Astros y los Rangers que ocupan el segundo lugar, parece ser que este año los Athletics son un serio candidato a cosas importantes luego de varias temporadas siendo animadores en postemporada.