Mayolo López
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Tras sostener que probará su inocencia, el Gobernador Francisco García Cabeza de Vaca afirmó que México está en la antesala de una dictadura.
Vía remota, el mandatario tamaulipeco que enfrenta una petición de desafuero por enriquecimiento inexplicable y defraudación fiscal compareció ayer en los trabajos de la Comisión Permanente del PAN y aseguró que el régimen lo quiere crucificar por haber sido uno de los fundadores de la Alianza Federalista.
“Aparte de agradecerles la solidaridad y el respaldo que han estado brindando, quiero que sepan y que sepan bien: no solamente voy a mostrar mi inocencia, sino que voy a demostrar que es una persecución política.
“Hoy hablé con los gobernadores de la GOAN y ya hablé con diferentes gobernadores de la Alianza Federalista y les dije que esto puede ser el principio de lo que a todas luces ya se ve: estamos en la antesala de una dictadura, donde si bien es cierto ya sometieron parcialmente al Poder Judicial, al hacer renunciar a un ministro de la Corte (Eduardo Medina-Mora), están haciendo lo propio en ambas Cámaras y ahora lo que quieren es callar las voces de los que ante la opinión pública”, denunció.
Encabezada por el líder nacional, Marko Cortés, la Comisión Permanente dio su respaldo a García Cabeza de Vaca.
“Están desesperados porque saben que no les va a dar (el procedimiento de desafuero). Quieren crucificarnos. Se quieren concentrar en denuncias como las que hizo (Alejandro Rojas-Díaz-Durán) y desviar la atención en un tema mediático y hacer todo el cuadro mediático para crucificarnos ante los medios de comunicación”, insistió el mandatario.
Informó a sus correligionarios que presentó un oficio a la presidenta de la Cámara de Diputados, Dulce María Sauri, para hacerle ver que la Comisión de Transparencia fue convocada de manera ilegal tras haber citado al titular de la UIF, Santiago Nieto, y al Fiscal General, Alejandro Gertz.