Benito Jiménez
Agencia Reforma

Sonora, México.-El Presidente Andrés Manuel López Obrador dijo que está convenciendo al Gobierno de Estados Unidos para que todos los países del continente sean invitados a la Cumbre de las Américas en junio próximo.

«Ahora estamos resolviendo un asunto estos días, porque se está convocando a una Cumbre de todos los países de América en Los Ángeles, allá tenemos muchos paisanos en California, pero no quieren invitar a todos», reclamó en Lomas de Guamúchil, frente a la tribu Yaqui.

«Los estamos convenciendo de que vayamos todos porque ya no es el tiempo de la confrontación, que es el tiempo de la hermandad, de los pobres, que no se gana nada con la división y que nadie tiene derecho por más poderoso que sea a maltratar a un país por más pequeño que sea, porque todas las naciones son libres y son independientes, son soberanos».

Indicó que quien está en esa línea forma parte de una cúpula de poderosos, sin embargo, explicó, son los pueblos los que padecen las consecuencias.

«Con ideologías, con dogmatismos y tiene que ver por lo general siempre con los que están arriba, en la cúpula donde están los potentados, pero por esos pleitos sufren los pueblos, entonces ni en esos asuntos tienen que ver los pueblos», criticó.

Frente a la tribu, que varias ocasiones ha bloqueado la carretera internacional 15 que conecta a Cajeme con la frontera norte, pidió unidad y diálogo para resolver conflictos entre yaquis y las autoridades.

«¿Qué culpa tienen los pueblos de Ucrania que están sufriendo con la guerra? Para eso se inventó la política, para evitar la guerra, aquí menos, si ustedes son hermanos tienen que buscar la unidad y nosotros siempre vamos a respetarlos, nada más es hacer algunas recomendaciones de buena fe y ustedes deciden pero que cuenten siempre con nosotros»,

«Si ayudamos en conflictos, sobre la mesa de diálogo estamos y buscamos la manera de resolver los problemas todos, tranquilos, en paz», advirtió.

Además, en su visita a la región, el Presidente se comprometió a adquirir 300 hectáreas de tierras para resarcir al pueblo y llevar a cabo la construcción de un acueducto estimado en un conjunto de obras en unos 7 mil millones de pesos y en la creación de un Distrito de Riego para llevar agua a la etnia.

¡Participa con tu opinión!