En Aguascalientes hay exceso de licenciados en Derecho, pero no saturación de litigantes, pues muchos de los que egresan de esta carrera universitaria la estudian sólo por ampliar su currículum o justificar otros conocimientos, no necesariamente por tener vocación para su ejercicio, consideró el presidente del Consejo Estatal de Abogados, Érick Monroy Sánchez.
“Una cosa es ser abogados y otra licenciados en Derecho”, insistió, pues si se hacen cuentas, cada año egresan entre 800 y 900 personas de esta carrera, pero resulta que ante el Poder Judicial del Estado sólo están registrados 7 mil, pero de éstos únicamente 1,300 litigan.
Lo anterior es indicativo de que hay demasiados licenciados en Derecho pero no suficientes abogados litigantes, lo que de alguna manera también es muestra de que “los clientes, personas que necesitan de nuestros servicios en cantidad sí nos alcanzan, para que no andemos peleándonos por ellos”.
Pero además, hablar de cantidades también es para ampliar el panorama a los hacedores de leyes en la entidad, como son los diputados, pues tienen mucho de dónde elegir para que les apoyen en la revisión de sus iniciativas de ley, pues finalmente son esas que crean o modifican, con las que se lleva el trabajo del litigio y si tienen errores o son corregidas, llega a entorpecer la labor del litigante pero también de la prestación de la justicia.
Es tiempo de recordar a los diputados, que hay abogados en los que se pueden apoyar con asesorías sobre las que no se pide un pago a cambio, “hemos dicho que estamos dispuestos a revisar las propuestas, ver la viabilidad en su aplicación, pues es entendible que no todos los diputados son abogados”.