Decenas de productores de leche afiliados a la Unión Ganadera Regional de Aguascalientes, siguen padeciendo los efectos ocasionados por la compra de su producto a bajo costo, por lo que de no haber mejorías palpables en corto plazo, alrededor del 20% de ellos definitivamente podrían desaparecer.
El presidente estatal de la UGRA, Juan Pablo Franco, detalló que a pesar de las peticiones, movilizaciones y reuniones celebradas con algunos industriales principales clientes de su producto, quienes se comprometieron a mejorar el precio por litro de leche, el cual en promedio se encuentra en 6.50 pesos, lamentablemente ha faltado voluntad para que la mejora pretendida sea una realidad. Anteriormente, habían acordado el incremento de 20 a 30 centavos por litro a la semana, sin embargo, conforme ha pasado el tiempo se han percatado que no les han cumplido en la mayoría de los casos.
Advirtió que de no tomar cartas en el asunto cuanto antes, la desaparición de una cantidad importante de ganaderos provocará que los industriales de las principales empresas nacionales y regionales, tengan que exportar la leche ante el déficit que pudiera existir localmente para cumplir con la demanda del mercado.
“El problema lo seguimos teniendo por el bajo costo al que nos compran nuestro producto, las empresas siguen sin entender que necesitamos mejores precios, están acabando con las gallinas de los huevos de oro que somos los productores. Traemos un 30% de producción menos en Aguascalientes, por las lluvias, por la desaparición de los ganaderos y eso no lo hemos podidos subsanar”, explicó.