La Secretaría de Seguridad Pública del Estado formalizó el establecimiento de protocolos de atención a pacientes que requieren ser trasladados en el helicóptero Águila 1, para recibir atención médica.

La habilitación de la aeronave en ambulancia aérea exige mayor eficiencia tanto en la operatividad del vehículo aéreo, como en los cuidados estrictos que requiere un paciente, explicó el titular, Porfirio Javier Sánchez Mendoza.

Tras la reunión que encabezó con representantes de las áreas de atención prehospitalaria, hospitales, bomberos y del Centro de Comunicación, Control y Cómputo Estatal (C4), indicó que la instauración de reglas en el manejo de este tipo de situaciones mejorará el tiempo de respuesta y la seguridad en beneficio del paciente.

Subrayó que los casos que se han atendido en la nave como ambulancia aérea han sido exitosos, gracias a la buena comunicación y coordinación para la atención y traslado de pacientes, no obstante, había que establecer formalismos que hagan más eficiente el apoyo que se brinda con el helicóptero en su configuración como vehículo aéreo de emergencia.

Destacó la alta responsabilidad que significa el momento en que se auxilia a una persona lesionada o enferma de gravedad al momento de abordarla al Águila 1, de tal forma que se requerían medidas de activación, con la finalidad también de evitar vuelos innecesarios.

Con tal interés, a través de la Dirección de Servicios Aéreos, se llevó a cabo una reunión en la que participaron representantes de la Cruz Roja, Atención Prehospitalaria de la Policía Federal, Área de Urgencias del Hospital Hidalgo, la Coordinación del Centro Regulador de Urgencias Médicas y la Coordinación de Ficotrece, entre otros.

En la reunión se lograron acuerdos como establecer que el C4 Estatal se encargará de recabar información y determinar la necesidad de trasladar a una persona en la nave, ya sea desde el lugar del siniestro o de un hospital a otro, dentro y fuera del estado, para luego solicitar la autorización para el despegue del Águila 1.

También coordinará la movilización de ambulancias y bomberos, y el hospital que recibirá al paciente, además de que establecerá puntos de extracción y aterrizaje para minimizar riesgos al helicóptero y hacer un traslado más rápido de la persona.

Por último, se explicaron los puntos de seguridad para aproximarse a la máquina para abordar o bajar a un paciente, con la finalidad de evitar riesgos innecesarios a los paramédicos que participan en ese tipo de actividades.