CDMX.- La reciente aparición de Carlos III en la misa de Pascua, que se celebró este domingo, demostró que los monarcas británicos están tranquilos y despreocupados por su salud tras el diagnóstico de cáncer del Rey, según una especialista.
Judi James, experta en lenguaje corporal, compartió con el diario The Sun sus primeras impresiones sobre el retorno del hijo de Isabel II a los deberes públicos. Lo hizo explicando los gestos y movimientos de la pareja real durante su llegada y salida de la capilla de San Jorge.
Según la experta, la Reina Camila desempeñó un papel importante durante el acto público al permitir que su esposo destacara entre la multitud de civiles reunida en Windsor para presenciar a los miembros de la Familia Real.
«La considerable distancia entre Camila y su esposo aquí sugiere confianza en él y en su salud. Ella se hace a un lado cuidadosamente para permitir que Carlos capte el centro de atención, observándolo como lo harían los fanáticos en espera, en lugar de permanecer cerca para insinuar que podría necesitar apoyo y asistencia», explicó James.
Carlos III se mostró sonriente y sociable con los espectadores, quienes tuvieron la oportunidad de saludar al monarca durante el acto público.
«Es un gesto de no intervención que debería considerarse como una señal de tranquilidad en términos de su recuperación actual», señaló la experta.
Respecto al comportamiento de Camila, Judi James sugiere que la reina mostró alivio por la salud de su esposo.
«Su sonrisa parece reflejar orgullo más que preocupación, y sonríe a la multitud en lugar de a él, lo que indica un alivio compartido por el hecho de que él esté retomando sus deberes reales nuevamente». (Staff/Agencia Reforma)