Lorena Corpus
Agencia Reforma

MONTERREY, NL.- Superó el cáncer de próstata y también de piel, sufrió accidentes fuertes en los que puso en riesgo su vida y por si fuera poco, le han tirado hasta de balazos, pero Andrés García sigue vivito y coleando.
El actor y productor, nacido el 24 de mayo de 1941, celebró sus 80 años el lunes, acompañado de su hijo Leonardo y de algunos amigos, quienes lo festejaron en su casa de Acapulco.
Nacido en Santo Domingo, Andrés hoy más que nunca se siente un consentido de Dios y considera que es un milagro estar todavía en este mundo. Pensaba que su vida acabaría a los 50 años.
Y aunque ha demostrado tener más vidas que un gato, el actor, quien fuera considerado uno de los galanes más cotizados en el cine mexicano en las décadas de los 70 y 80, confesó que se prepara para el final de sus días.

“Mire, le voy a decir algo. Para empezar, a mí me dio cáncer en la próstata, me dio leucemia, me ha dado cáncer de piel, me he caído de helicópteros. Me han dado de balazos, también yo he dado, o sea que es un milagro que haya llegado a estos años…”.
Andrés García