Ramón García Alvizo, secretario general de la Sección Uno del SNTE, calificó como un gran paso la aplicación de aproximadamente 30 mil dosis de la vacuna contra el COVID-19 a personal educativo de Aguascalientes. Para las nueve mil que faltan se abrirá esta misma semana un día o dos para atender a los rezagados y se avance gradualmente hacia el regreso a clases presencial.

Fue exitosa la semana pasada gracias a la participación de docentes y no docentes tanto del sector público como privado, y esta era una de las peticiones del Sindicato Nacional de Trabajadores de Educación, que se considerara como un grupo prioritario para llegar pronto a las aulas.

Una vez que se llegue a un semáforo verde epidemiológico y se cumpla con los diversos protocolos y acuerdos, se comience a movilizar estudiantes a las escuelas, de modo escalonado.

De la meta de 39 mil vacunas contra el COVID-19 para el personal educativo, en su primera etapa, dijo que alrededor de 9 mil compañeros no acudieron a recibir el inmunológico debido a que estaban en su periodo vacacional y ayer lunes ya se incorporó todo el magisterio a trabajar a distancia con sus grupos.

De igual modo, comentó que la Sección Uno del SNTE junto con la autoridad educativa, la sanitaria y la Secretaría de Bienestar, definirá una fecha en esta misma semana para aquellos que no alcanzaron a llegar al periodo ordinario de vacunación, por lo que habrán de ser atendidos dentro de los trabajadores de la educación rezagados.

Para el caso del personal docente y no docente no tendrían pretexto para no acudir a vacunarse de modo voluntario y se espera que el 100% de todos los trabajadores de la educación hayan recibido su dosis para darse el primer paso para el regreso a clases.

Finalmente, Ramón García Alvizo sostuvo que los maestros no se resisten a volver a las clases presenciales, siempre han estado listos y dispuestos, pero se requiere que se cumplan los diferentes requisitos para no exponerlos al tener un regreso precipitado que afecte la salud de la comunidad educativa.