GUADALAJARA, Jalisco.- Majo Aguilar tiene los mejores maestros de vida y de profesión, y lo mejor, asegura, es que todos son parte su familia.
Sus abuelos, Flor Silvestre y Antonio Aguilar, pareja consagrada no sólo en el ámbito musical, sino también en la época de cine oro, le enseñaron el amor a la música mexicana, al público y a los escenarios.
Mientras que su padre, Antonio Aguilar Jr., le ha enseñado el respeto por el legado que dejaron los patriarcas de la dinastía.
Y de su tío, Pepe, admira la dedicación, persistencia y ganas de seguir poniendo en alto el apellido de la familia.
«Aunque ya no vivan mi abuelo y mi abuela, les sigo aprendiendo todavía; mi papá, mi tío Pepe, mis primos, todos son grandes maestros para mí; respeto mucho lo que cada uno ha hecho en su camino y yo estoy trabajando en el mío.
«No me pesa llevar el apellido Aguilar, es algo que me acompaña y me enorgullece», platicó la joven de 27 años en entrevista durante su visita a Guadalajara, con la finalidad de promover su primer disco de música de mariachi.
Se trata del álbum Mi Herencia, Mi Sangre, producido por Chucho Rincón, ganador de 5 premios Grammy, 9 Grammy Latinos y presidente del Instituto Mexicano del Mariachi.
«No Voy a Llorar» y «Me Vale», tema que hizo en coautoría con Bruno Danzza, son algunos de los sencillos que se desprenden del material. (Lorena Jiménez/Agencia Reforma)

¡Participa con tu opinión!