El robo en sus distintas manifestaciones es el delito más común y no debería ser pretexto la situación económica actual de muchas familias, para que éste se incremente, antes bien, las autoridades deberían trabajar para prevenir estos hechos, pues de continuar, se lastimará todavía más a la sociedad, consideró el presidente de la Confederación de Colegios y Asociaciones de Abogados de México, Sergio Delfino Vargas.
Los delitos de cualquier índole, no deben ser normalizados, antes bien, actuar desde la prevención y la aplicación de las leyes para castigar como corresponde a quienes los cometen, en este primer mes del año se han dado secuestros exprés, robos a comercios y los de casa habitación no han tenido fin, si bien en algunos casos se llevan detenciones ciudadanas, en la mayoría no es así y el delito queda impune.
Urge que las corporaciones policiacas hagan el trabajo que les corresponde con los operativos y rondines adecuados, pues si no hay vigilancia como tal, se seguirán presentando delitos ante los ojos de civiles y policías.
Es increíble que a pesar de tener cámaras en sitios estratégicos, con el monitoreo permanente y elementos patrullando en automóviles nuevos y motocicletas, no se ha hecho lo suficiente para inhibir a la delincuencia ni en la prevención.
Se requieren policías patrulleros que utilicen su olfato, su vista para vigilar desde el vehículo y no sólo pasen por colonias, sino que observen lo que ocurre, pues se ven patrullas pero elementos distraídos.
El tema es que se necesita recuperar la confianza de la ciudadanía en hacer denuncia cuando es afectada, lo cual también es menor porque se han presentado infinidad de casos en que cuando requieren un patrullero tarda en llegar al auxilio, y cuando dan con el delincuente no lo detienen porque saben que será trabajo infructuoso, pues a los dos o tres días volverá a las calles, más si la gente no se atreve a poner denuncia, como ocurre en la mayoría de los casos.