CDMX.- Sin obsesiones, sin prisas y sin necesidad de complacencias, Angelique Boyer vive su cuento de hadas personal: tiene una relación envidiable con Sebastián Rulli, está al aire como protagonista de Imperio de Mentiras, goza de cabal salud y, sobre todo, se siente plena.
“Soy una mujer de sueños grandes, y sigo teniéndolos. Abrazo a esa niña que soñó con ser actriz y, antes que nada, soy afortunada y agradecida. Me siento bendecida de que este proyecto se vea en tantos lugares, de las posibilidades”, dijo la actriz en enlace telefónico.
En un descanso del rodaje de la telenovela que coestelariza con Andrés Palacios, la protagonista del melodrama de suspenso rechazó que tenga que cumplir con las expectativas de quienes ya la quieren ver casada, con chamacos y siendo madre de tiempo completo.
“(Tener hijos) lo veo cada vez menos (posible). Sí, tener hijos es una responsabilidad muy fuerte y cada vez está más difícil el futuro que les espera, soy parte de esa generación que tiene esa conciencia de lo que vivimos, es diferente a las expectativas sociales de antes. No es sólo el compromiso, es dedicarme al cien por ciento a algo”, contó Angelique, cuyo hermano, Arnaud, vive ya la paternidad.
Nacida en Jura, Francia, hace 32 años, y “tan mexicana como el mole”, la actriz disfruta que haya más comentarios positivos que negativos sobre la relación que lleva con Rulli. Usualmente le dicen que es una suertuda, pero replica que podría ser al contrario. (Juan Carlos García/Agencia Reforma)

ASÍ LO DIJO
“Claro que pienso en el futuro, en diversas situaciones. Quisiera hacer otras cosas, como poner un negocio, dedicarme a las inversiones, tener una vida más tranquila fuera de la Ciudad (de México). Hay muchas cosas que sí me llaman la atención y deseo hacerlas”.
Angelique Boyer, actriz