Staff / Agencia Reforma

CDMX.- La inauguración de la nueva sede del Abierto Mexicano de Tenis está en suspenso.

La organización tendrá que esperar una vez que se reanuden las actividades tras la pandemia para saber si lograrán estrenar el Complejo Arena Mía, programado para celebrar la próxima edición del torneo.

Aunque seguía en pie la semana pasada, la organización recibió la notificación del gobierno estatal para detener la obra.

“Nuestro peor escenario, que en realidad no es peor, es muy bueno, es jugar donde hemos jugado los últimos 20 años”, dijo Raúl Zurutuza, director del AMT.

“En cuanto se reanude nos daremos 15 días para que los expertos, los que saben de construcción, nos digan si es viable terminar o no”.

El estadio tendrá la multifuncionalidad de ofrecer también, conciertos, espectáculos y otras variedades y cuenta con una inversión de 8 millones de dólares  y un aforo de 9,731 espectadores en el Estadio principal, que estará ubicado en Paseo de los Manglares y Boulevard de las Naciones, junto al campo de golf.

Los trabajos comenzaron a finales del año pasado y actualmente estaba en etapa de construcción, en un 20 a 30 por ciento del total. El torneo ATP 500 busca subir a la categoría Masters 1000 y desarrollaban este complejo que cumpla con las necesidades que le permita la siguiente etiqueta.