Sin locatarios, sin mercancía y sin compradores. Así luce en Mercado Valentín Gómez Farías que se ubica a unos pasos del Jardín de Guadalupe. Desafortunadamente, este ha sido el destino de varios inmuebles de esta naturaleza que administra el gobierno capitalino. La reactivación de estos centros de comercio puede traer beneficios tanto a los vecinos, a numerosas familias de emprendedores y a las propias autoridades municipales. Solo falta buscar la estrategia para volver a darles vida y sacarles jugo.