Tras los meses transcurridos con la pandemia sanitaria, el Centro Comercial Agropecuario reporta una sensible baja del 50% en sus ventas en todos los giros de productos alimenticios y comerciales, y sus 1,400 establecimientos entre bodegas y piedras de los tianguis le apuestan a una reactivación en esta temporada navideña.
Gerardo Palomino Macías, presidente del Consejo de Administración del CCA, señaló que con el cierre de las dos últimas semanas de noviembre se sintió una afectación considerable, y es crucial que todos hagan su esfuerzo y que el 20% de los trabajadores y clientes que todavía no usan el cubrebocas se comprometan con su salud y con la de sus semejantes.
Aclaró que la compra de inventarios se mantiene, aunque suele tardar más días su movilización y para lograr que se venda han tenido que darlo a precio de costo o bien se dona a las instituciones de carácter social o aquellos que demuestran apoyar a grupos vulnerables.
Hasta el momento, entre 15 y 20 toneladas diarias de productos perecederos son donados a las diversas instituciones como el DIF o asociaciones particulares y empresas.
En entrevista con El Heraldo, el presidente del Centro Comercial Agropecuario detalló que a causa de la pandemia diversos proyectos se han tenido que retrasar y estarán cristalizándose hasta el 2021, pero mientras tanto se continúa trabajando en la construcción para la instalación de plumas y cobrar por el uso de estacionamiento y que los clientes puedan acceder.
Hasta ahora se lleva un avance en cinco de las siete puertas en la adaptación de las instalaciones y faltan las que se encuentran en la zona de la salida a Zacatecas.
Por último, señaló que se requiere del apoyo de la Guardia Sanitaria para presionar a la gente para que respete las medidas preventivas y en especial el uso del cubrebocas, porque el 80% ya optó por traerlo durante su estancia en el mercado, pero todavía hay un 20% que se resiste a colaborar con la salud de todos.