El alcalde capitalino Leonardo Montañez Castro mencionó que el robo de infraestructura urbana genera grandes pérdidas para las arcas municipales. Advirtió que, si bien se ha dado una disminución en este tipo de robos luego de que se anunciara la intención de que el delito se pagará con cárcel, el municipio sigue pagando por este tipo de daños.
El primer edil agregó que, derivado de la iniciativa propuesta por el Ayuntamiento, se comenzó con la inspección de algunos centros de acopio. La sorpresa fue que ahí se encontraron “con muchas de las tapas de los caimanes o de los pozos de visitas (…), pero en ese momento no podíamos proceder legalmente, porque no está tipificado, por lo que celebró que el Congreso apruebe esta modificación legal ‘para poner en orden a quienes se están aprovechando de estos robos’”.

Recientemente, el Congreso del Estado aprobó modificaciones al Código Penal con las cuales se endurecen las penas por daños y robo a la infraestructura urbana.

LOS CASTIGOS
· Penas de entre 10 a 15 años de prisión
· Multa de 150 a 200 días
· Reparación del daño

“Es costosísimo. Estamos hablando de cientos de miles de pesos mensuales, sin contar los problemas en que pueda involucrar a alguna familia. Hemos recibido a quien ha tenido la mala suerte de caer en alguno de estos caimanes sin tapa y es algo muy desagradable…”
Leonardo Montañez, Alcalde