Iris Velázquez
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-Su nombre todavía no aparecía en listados, pero con la esperanza de que sobraran vacunas contra Covid-19 en el 22 Batallón de la Policía Militar, personal de salud hizo filas ayer al exterior del recinto.
Los primeros se formaron desde las 6:00 horas. Algunos llevaron bancos, pues dijeron, la espera podría ser larga, pero consideraron que valdría la pena.
Los interesados procedían de diversos nosocomios como el Hospital de la Mujer y el Centro Médico Nacional Siglo 21, también había personal administrativo de la Secretaría de Salud (Ssa) y de hospitales del Instituto de Seguridad Social del Estado de México (ISSEMyM).
Una de ellas fue Eli, del Hospital de la Mujer, quien usó su día de descanso para el intento y estuvo entre los primeros 10 que arribaron a la sede ubicada sobre Calzada Chivatito, a un lado del Complejo Cultural Los Pinos.
“Nos han dicho que tenemos que esperar, porque por el momento no tenemos listado por nombres y dijeron que podíamos (esperar)”, dijo.
La doctora Alejandra Corona, también de ese centro, llegó a este batallón a las 8:00 horas.
“Se nos argumenta que nuestro hospital no es un hospital Covid ex profeso, designado como tal, por eso posteriormente vamos a seguir un orden para la vacunación, pero aquí la situación es que tenemos contacto frecuente con pacientes con Covid, que incluso nos ocultan la sintomatología y que posteriormente resultan positivos.
“Por eso decidimos formarnos, con la esperanza de que haya sobrantes de vacunas y que sean las que nos puedan aplicar. Existe la posibilidad de que no la apliquen porque llegan contingentes de personal que ya está acreditado”, apuntó.
En tanto, Elda Rodríguez, médica del Centro Médico Nacional Siglo 21, refirió que algunos de sus compañeros que no tuvieron cita, lograron vacunarse.
Sin embargo, a las 14:00 horas, encargados de la Ssa notificaron que ya no se aplicarían las dosis sobrantes por instrucciones superiores, detalló el personal médico.